InicioOpiniónCromosoma IlegalCromosoma Ilegal: El año de mi boda

Cromosoma Ilegal: El año de mi boda

Publicado

Eley-Grey-cromosomaMe casé en el décimo aniversario. Fue nuestro décimo aniversario en varios sentidos. Por un lado, hacía diez años que habíamos empezado nuestra relación y, por otro, habían pasado diez años desde que se aprobó la ley que nos permitió casarnos*.

Ambos son dos hechos muy importantes en mi vida, pero no sólo en la mía.
Nunca pensé que me casaría celebrando una fiesta por todo lo alto, invitando a cientos de personas e iniciando el vals con mi mujer. No soy yo mucho de este tipo de fiestas, la verdad. Y así fue como me casé: sin ceremonia, sin vals y por lo civil, claro está.
A pesar de que me considero una persona despierta, de buena memoria y pendiente siempre de las fechas, este año, no sé por qué (quizá por todo el tema del embarazo, que provoca que se me olviden las cosas más simples) olvidé que era nuestro décimo aniversario, ni siquiera lo hemos celebrado como se merece esta fecha. Es cierto que todas las fechas coincidieron (incluso la fecha en que me quedé embarazada) y puede que ese sea el motivo de que el aniversario haya quedado eclipsado: este hijo que vamos a tener, que se ha convertido en objeto de todos mis pensamientos (aunque a veces no sea del todo consciente).

Nunca entró en nuestros planes casarnos, quizá porque nunca hemos necesitado ningún papel que justifique nuestra vida en común, nuestro amor o nuestros planes de futuro. Sin embargo, este año, el del décimo aniversario, nos dijimos el sí quiero (en realidad dijimos: “Sí, consiento” y yo estaba tan nerviosa que me trabé e invertí el orden de la frase, el juez tuvo que repetir los votos y se equivocó dos veces más, a continuación los pocos familiares que asistieron ser rieron, luego nos reímos todos y finalmente nos declaró en matrimonio -creo recordar-).
Sólo han pasado cinco meses desde aquel día y empiezo a ser consciente de la importancia de haber podido contraer matrimonio con la persona con quiero compartir el resto de mi vida. No se trata, por supuesto, de que exista un papel que dé más fuerza a nuestra relación, sino de tener EL DERECHO, así, con mayúsculas de poder hacerlo. Tener el mismo derecho que cualquier otro ciudadano heterosexual, un derecho que puedes o no usar, que puedes o no disfrutar, como cualquier otro derecho otorgado por la ley.
Sin embargo, en estas líneas no he venido a hablar de ciencia, ni de política, ni siquiera de amor. Este texto lo he escrito para agradecer a todas las personas que han luchado en la historia (y siguen luchando) por la igualdad y la dignidad. Por la defensa de nuestros derechos, vengamos de donde vengamos y seamos como seamos. Por la defensa del amor, como principio de todas las cosas. Por la libertad, como derecho fundamental de todos los seres. Por todos ellXs escribo hoy, por los que están y por los que nunca jamás volverán, incluso los que ya se fueron sin ver la luz al final del túnel, sin poder disfrutar del resultado de su esfuerzo. Por los que perdieron la vida, la familia o la salud en el camino.
Allá donde estéis,
GRACIAS.

* La Ley 13/2005 reforma el Código Civil en lo concerniente al derecho a contraer matrimonio. En particular, esta reforma añade un segundo párrafo al vigente artículo 44 del Código civil, manteniendo el primer párrafo intacto:
«El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código.
«El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo.

Últimos artículos

Juguetes eróticos y candidiasis: Consejos de higiene y limpieza

Hoy vamos a tratar un tema crucial pero a menudo pasado por alto en...

Películas lésbicas (y bisexuales) para este 2024

Están siendo unos años rarunos para la industria, pero tras la pandemia y la...

‘Entrevías’: las serie que buena, buena, no es, pero que no podrás dejar de ver

Con el estallido de las plataformas de streaming, la manera de hacer series ha...

Emociones fuertes con la bomba de succión de Gozzo

Comprar tu primer juguete erótico tiene algo de adictivo, parecido a cuando te haces...

Ahora sí, habrá ‘A Simple Favor 2’

Desde que en 2018 se estrenara A simple favor, la película que Anna Kendrick...

Vuelve Arizona Robbins a ‘Anatomía de Grey’

Sacad el champán o el champín, lo que bebáis, porque estamos de celebración. Tras...

Vim, el juguete más potente de Fun Factory

Mi primer juguete erótico funcionaba con una sola pila y tenía una forma supuestamente...

Así es el nuevo Satisfyer Pro 2 Connect (Generation 3)

Satisfyer debió de hacer las cosas muy bien para que, de pronto, todo el...

Ana Legazpi y Vicco, dos trocitos de fruta que se disfrutan (según Socialité)

Bueno, bueno, bueno, porque se va calentando el ambiente en la bolloescena musical de...

El escepticismo de los compañeros de Reneé Rapp sobre su bisexualidad

Seguro que conoces a Reneé Rapp, la protagonista de la serie de HBO de...

Parvati Shallow y Mae Martin, nueva pareja por sorpresa

A lo mejor si eres española y/o no muy fan de los realities estadounidenses...

Just Jared lanza su casting soñado para ‘Los siete maridos de Evelyn y, mira, sí

Si te gusta el gossip de Hollywood, seguro que conoces Just Jared, una web...

‘Sister wives’: la película que no sé si necesitábamos sobre poligamia mormona

Attenzione croquettes: Una nueva película de las que nos gustan está en camino. protagonizada...

Sophie Turner ya había dicho que era bisexual (hay que estar más atentas)

Si no has estado en una cueva en los últimos días, sabrás que Sophie...

Estimulación de alta precisión con LELO Dot Cruise

El clítoris ha empezado a visibilizarse más en la última década, pero lo cierto...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...