No estás sola

Publicado

croqueta librePodéis enviar los textos (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección de correo que figura en el banner, con el asunto “La croqueta libre”. Los textos se leerán para escoger, pero no se editarán. Es decir, que si tu texto se ajusta a la temática de la web, lo publicaremos, pero sin corregir las posibles faltas. Los textos deben ir firmados con nombre o seudónimo.

En muchas ocasiones pienso lo fácil que sería que mi vida fuera igual que en las películas o series. Si así fuera, tendría mi pandilla de amigas lesbianas (la rompecorazones, la bisexual, la deportista y la parejita que está felizmente casada). Ellas me harían salir de fiesta, me llevarían a los bares de ambiente, me presentarían a sus ex y también a alguna que otra conocida que es muy “de mi tipo”, aunque ni yo misma sepa de qué tipo están hablando. Todo es maravilloso, antes de darme cuenta habré conocido a la mujer de mi vida, estaremos viviendo juntas a la segunda cita, en la tercera habremos adoptado dos gatos (Viv y Aster) y a la quinta estaremos prometidas. Oye, por lo visto las lesbianas somos así, a mi no me miréis…

Fácil, sencillo y para toda la familia. Siempre y cuando la peli o serie acabe ahí y no terminemos una de las dos (en el mejor de los casos) o las dos muertas,ya sea por una bala perdida, o un coche que nadie sabe muy bien porqué se salió de la carretera invadiendo por completo la acera y a sus inocentes viandantes.

Es una auténtica pena que en la vida real de muchísimas de nosotras las cosas sean tan diferentes a como nos las presentan. Es genial ver que es posible, que puedes estar camino al altar y de repente enamorarte de la florista que se ha encargado de tu ramo, es muy necesario que alguien me enseñe que puedo reencontrarme con aquella chica hetero que me tenía tan pillada cuando era una cría y me atreví a besar bajo una mesa montando un drama familiar para acabar casándome con ella, o que entre en un grupo de wiccanas y pueda descubrir que la magia de verdad existe al unir mi mano con la tuya, pero todavía hacen falta muchos otros tipos de historias.

Existe gente como yo, y probablemente como tu. Gente que no tiene en su ciudad bares de ambiente, que no tiene una pandilla de amigos gays, puede que incluso no tenga ninguna amiga lesbiana ni bisexual. Es una verdadera lástima que haya lugares en los que sea tan rematadamente difícil conocer a gente sin tener que recurrir a las redes sociales, a un ordenador o un teléfono.

Soy una chica normal que vive en una ciudad normal, y digo normal aunque para mi esa palabra solo sea el tipo de champú que compra la gente que le tiene miedo a lo que piensen los demás.

No tengo pareja, pero he tenido varias relaciones largas y ahora mismo no es porque no quiera, no es porque no esté intentando conocer gente nueva, simplemente es porque no es fácil cuando la probabilidad no juega de tu parte. Y esto lo dice una chica que nunca ha tenido una relación con una chica lesbiana antes, lo cual significa que no soy muy amiga de dejarme influenciar por las probabilidades.

A veces me gustaría que alguien contara mi verdad, la verdad de alguien que vive en una ciudad pequeña fuera de un armario que hace ya años que también se quedó pequeño, y por eso, he decidido contarla yo misma, porque estoy segura de que a alguien le hará bien leerla. Y que sepas, amiga, que no estás sola y que Esperanza es un bonito nombre de mujer.

.- Sestra

Últimos artículos

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

‘Backspot’: Animadoras, croquetas y Evan Rachel Wood

Todas las generaciones tienen unas animadoras de referencia. Pueden ser las protagonistas de A...

Desde Japón con amor

Kiko Mizuhara @i_am_kiko es una modelo, actriz y diseñadora nacida en Estados Unidos y...

‘Nebesta’, tus sáficas con espadas favoritas por fin en un tomo único

No voy a decirte que leas Nebesta porque esté hecha por una amiga y...

Siri 3, el estimulador para amantes de la música

Siempre me han interesado las emociones y, también, entender por qué nos comportamos del...

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La croqueta libre: ‘No necesito besar a 1000 porque a la 1001 seguiré queriendo besarte a ti’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...