Christinna Pederesen Y Kamilla Rytter Juhl, Hay una lesbiana en mi sopaLove is in the air… y en la pista. Si el otro día te hablábamos de Tara Moore y Conny Perrin, compañeras de dobles en tenis y de vida fuera de las pistas, hoy nos hemos enterado que las cuatro veces campeonas europeas de badminton son pareja desde hace ocho años, aunque hasta ahora no han visto la necesidad de hacerlo público.

Christinna Pederesen y Kamilla Rytter Juhl, representantes de Dinamarca en el campeonato y ganadoras de la medalla de plata en Río en 2016, han contado en una entrevista para la televisión de su país natal que son novias desde 2009, un año antes de convertirse en pareja deportiva. En todo este tiempo lo han llevado con discreción porque, según Kamilla «querían ser reconocidas por sus logros deportivos y no por ser una pareja.

Ahora que sentimos que lo hemos conseguido, sentimos que es el momento justo para contarlo al público

Christinna Pederesen Y Kamilla Rytter Juhl3, Hay una lesbiana en mi sopaPero hay otra razón más, y es, tristemente, relacionada con su seguridad. El badminton goza de mucha popularidad, sobre todo, en países asiáticos, y algunos de ellos tienen leyes muy restrictivas, llegando incluso a penas de cárcel en algunos de ellos. Por esto, la pareja cuent que primero tenía que prepararse para, simplemente, no poder jugar en estos lugares.

En realidad, no sabemos lo que nos espera, pero creemos y esperamos que todos nos vean como las jugadoras de bádminton que siempre hemos sido. Lo peor que puede pasar es que recibamos amenazas de muerte, y si eso sucede, lo tendremos en cuenta antes de viajar a un torneo. Hemos llegado a un punto en nuestras carreras donde si tenemos que abandonar algunos torneos, lo haremos

Christinna Pederesen Y Kamilla Rytter Juhl, Hay una lesbiana en mi sopaEs alucinante que alguien tenga que asumir con tanta resignación que, bueno, va a recibir amenazas de muerte y tal, que a lo mejor su seguridad peligra, pero que oye, qué vas a hacer. Alucinante. Pero Orgullo para qué, y que ser LGBT o no da igual, porque todos somos personas. En fin. Christinna cuenta también lo muchos que les alegra el poder hacer juntas lo que más les gusta: jugar.

Creo que una de las razones por las que nos hemos vuelto tan buenas en dobles femeninos es que también somos pareja. Nos amamos mucho y también amamos jugar dobles juntos. La alegría que muchos han notado cuando estamos en la pista no es en absoluto fingido. Realmente creemos que es genial poder jugar y experimentar esto juntas. Al final, somos solo dos chicas que piensan que jugar al bádminton es genial