Runaways, Hay una lesbiana en mi sopa

Hay espoilers, pero nada que digas ‘me has chafado la serie, te odio’. 

Karolina, Alex Wilder, Chase Stein, Gert Yorkes, Molly Hernández y Nico Minoru presencian cómo sus padres sacrifican a una joven en un ritual muy espeluznante en un sótano secreto al que se accede moviendo unos posavasos que hay, literalmente, encima de una mesa. Así comienza la acción en Runaways, la nueva serie de Marvel que produce Hulu y que en España podemos ver en HBO. Los tres primeros episodios ya están disponibles. Los hemos visto. Y, bueno, pues no es un comienzo que nos haya entusiasmado, pero meh, bien. Hay arcoíris. 

La serie sigue con dinosaurios, amuletos mágicos sacados de Indiana Jones, sectas, gafas de rayos x y, sobre todo, poderes sobrenaturales en adolescentes que sufren, sufren mucho, y están permanentemente taciturnos por aquello que rompió su amistad hace ya dos años: la muerte de Amy, hermana de Nico y, al parecer, novia de Alex. Este hecho es lo que imprime tragedia en la serie, lo que la aleja de ser un sin más, y la dota de un poco de interés. Esto y la secta en la que están metidos sus padres, claro, que es lo más guay de la serie. ¿Los superpoderes? Meh. ¿Los romances entre ellos? Meh. ¿Spike de Buffy Cazavampiros haciendo de malo malísimo? Meh. ¿El señor al que le hace falta un chorrazo de crema hidratante? Meh. ¿Los arcoíris? Eso sí.

Karolina, Hay una lesbiana en mi sopaY es que a mitad del primer episodio, Karolina Dean, sobre la que teníamos el ojo puesto porque en los cómics es lesbiana (y aquí hemos venido a ver croquetas, qué os creéis), va a una fiesta universitaria con mucho alcohol y algunas chicas enrollándose, y decide, de manera figurada y literal, deshacerse de la opinión paterna, es decir, quitarse la pulsera de la Iglesia que lidera su madre, y dejarse llevar. ¿Y qué pasa? Exacto: siete colores surgen de su cuerpo, proyectando en el ambiente todo el gayness (necesitamos una palabra en español) que lleva en su interior.

Ese es su superpoder, que de manera más compleja es ‘manipular la energía solar absorbida por su cuerpo para generar explosiones de gran concusión, finos rayos láser y campos de fuerza capaces de detener cavernas, disparos y explosiones’ (gracias, wikipedia). Resulta acertado que vaya a ir descubriendo su orientación sexual a la vez que su superpoder. No sé, me parece bonito, alegórico, y genial. Y, casi casi lo mejor de lo que hemos visto hasta ahora. De lo que pasa después de eso, hablamos otro día. Ya sé que parece que no tenemos ningún tipo de imparcialidad, pero Karolina tiene pinta de que va a ser lo mejor de la serie. Si no, tiempo.