Casi todos los países tienen una serie de estas que lleva mil años en emisión, y cuya estructura es más simple que la de un botijo: contar la vida cotidiana de un grupo de personas. Peor que sea simple no significa que sea fácil contar lo que cuentan, ni que no tenga valor, porque a los espectadores les encanta. En Reino Unido tenemos, por ejemplo, Coronation Street, cuya primera emisión fue en 1960. En Estados Unidos, General Hospital, desde 1963. España lleva casi veinte años siguiendo la vida los Alcántara en Cuéntame. Y Sudáfrica, otros tantos siguiendo 7de Laan.

7de Laan cuenta las peripecias de un grupo de vecinos en la ficticia 7de Laan (Sewende Laan o Séptima avenida) en el suburbio de Hillside, Johannesburgo. Sus personajes hablan en afrikaans, una de las lenguas oficiales de Sudáfrica, y que cuenta con alrededor de quince millones de hablantes, aunque también hay diálogos en inglés y zulú. Por primera vez en su historia, los espectadores han podido ver un beso entre dos mujeres, y es un hecho verdaderamente histórico en Sudáfrica, un país en el que la legislación no acompaña a la situación real de las personas LGBT, que siguen sufriendo una discriminación brutal en al vida diaria.

Amanda

Los personajes de Amanda (Carina Nel) y Monique, cuyo verdadero nombre se revela que es Jasmine, (Leiden Colbet) compartieron el beso en uno de los últimos episodios, y este mismo beso fue el que comenzó el episodio siguiente. Amanda, que está en prisión, abrió su corazón a Monique-Jasmine sobre la pérdida de su hijo recién nacido, a quien había llamado como ella, por ser “la mujer más bella y el nombre más precioso bajo el sol”. 

Sorpresa, sorpresa, esto no ha gustado a muchos espectadores de la serie, que la han puesto a caldo en las redes sociales en un hecho verdaderamente notable, como es poder escribir en Facebook desde el siglo XIX. Lo de siempre, ya sabéis.

Vía: Gay Star News