Allá por junio escribimos por primera vez sobre este juego en la web, pero como yo vivo en una cueva, no supe de su existencia hasta hace poco (gracias a una captura de pantalla de @firecrackerx en su cuenta de Twitter. God bless her). Si tú también vives en una cueva, tal vez aún no conozcas nada acerca de este videojuego y su propósito. En ese caso, no te preocupes: Álex Rodríguez, su creador, lo resume todo a la perfección en su página web. En ella podrás encontrar un tráiler, información sobre el juego y sus personajes, así como de su autor y de las formas de colaborar con este proyecto, que no pretende otra cosa que fomentar el uso de los videojuegos como herramienta educativa potente, debido a la empatía inevitable que todos y todas sentimos al ponernos en la piel de un avatar mientras jugamos.

El juego, con un corte clásico que emula a los primeros Final Fantasy, pero plagado también de referencias a la cultura pop más actual, está disponible totalmente gratis en la plataforma Steam. También se puede acceder a su descarga a través de la página web, en el apartado «Juega a De Fobos y Deimos«. Así que no hay excusa: si quieres pasar unas horas trepidantes, envolverte en una historia llena de giros argumentales y diversos finales en base a tus propias elecciones, con momentos tanto divertidos como emotivos y, lo más importante, si quieres concienciarte en primera persona sobre las situaciones tan terribles que pueden llegar a vivir las personas jóvenes LGTB+ en las aulas, no dejes de jugar a esta pequeña joya (ni de apoyar a su autor para que este proyecto educativo llegue cada vez más lejos).