¡Hola, croquetillas! Hoy os voy a despistar un poco con el título y por cómo voy a empezar el artículo, ya que usaré un símil tecnológico. Tampoco pretendo ser muy mala, en ningún aspecto, ni por el truño técnico que voy a soltar ni por la crítica que haré con la comparación. Pero hoy os toca leer una opinión en vez de reseña. La semana que viene volveré a hablar de series, que tengo dos críticas pendientes de hacer.

Empiezo con la explicación técnica. Tanto la radio como el wifi se transmite por ondas. Hay diferencias entre ambas, pero realmente funcionan de forma parecida. Una de las diferencias es el alcance de la señal que tienen ambas. Por supuesto, hay más diferencias, pero me quedo con esa. La radio llega más lejos, pero transmite pocos datos, solo la voz. No hay contenido multimedia. Pero llega más lejos. Con la wifi es al contrario. Llega menos lejos, pero lleva más datos. Con todas las señales pasa lo mismo. Si quieren llevar muchos datos, llegarán menos lejos. Y viceversa, llegarán más lejos si transmiten menos material.

¿Cuál es el símil? Fácil. ¿Qué series suelen ser más populares? Las que tienen salseo, pero argumento poco elaborado. Las que suelen tener una trama algo más compleja suelen quedar ahí escondidas.

Esto que digo quizás es injusto, y tampoco se pude generalizar. Sé que lo que voy a decir está un poco feo, pero es lo que creo. Vamos a sincerarnos, ¿cuántas veces os han recomendado una serie que os ha encantado y que os era totalmente desconocida? Seguro que más de una vez. Realmente este artículo no pretende cargar contra series de salseo, sino revindicar esas series desconocidas que no han llegado a tener esa popularidad que deberían merecer.

Sigo con el símil. Todas habréis oído hablar de Citrus, por ejemplo. ¿No? A eso me refiero. ¿Es mala Citrus? Hombre, pues no. Pero tampoco tiene un argumento súper trabajado. Simplemente tiene un dibujo bonito y cuidado y se volvió popular.

A veces sé que parece que soy una anti-modas, cosa que en parte es verdad. Normalmente huyo de todas las cosas que generan una legión de fans porque muchas veces son modas. Sí, hoy estoy ganando puntos para que me tiréis por la ventana, pero dejad que acabe el artículo. Que a veces hay cosas que tienen una legión de fans merecida, pero normalmente no es así. Yo me doy mi tiempo y si veo que la moda no se pasa, le doy un tiento. Podrá gustarme o no, pero la oportunidad la tiene. ¿Es malo seguir las modas? Tampoco es eso, pero tampoco hay que ser un rebaño, creo.

Personalmente, las series que más me han terminado gustando son las que he conocido de rebote o rebuscando. Pero no las que estaban ahí a la vista, de las que todas hablan. Yo por eso en mis artículos a veces no hablo de series populares, esas series son ya conocidas. Yo prefiero hablar de cosas que a lo mejor ni sabéis que existen, y están ahí y molan mil.
Por eso yo también acepto sugerencias, tampoco me da tiempo a ver o informarme de todo. O a veces he prejuzgado mal una serie y no le he dado la oportunidad que merece. Que con lo caos que soy la cago con bastante facilidad.

¿Digo con esto que está mal ver series populares? No, no me refiero a eso. Sino que, aparte de ver lo que todo el mundo ve, no cerréis puertas, dad oportunidades. Nunca sabes dónde podrás encontrar un tesoro, siempre lo diré. Si no hubiera hecho caso a una recomendación de esas nunca hubiera conocido uno de mis animes más valiosos. No os quedéis con lo popular y despreciéis al resto de series. ¿Qué no os gusta la recomendación? Pues ya está, pero al menos no has perdido la oportunidad. Pero no os neguéis por adelantado.

Yo al menos lo hago así. Me llegan peticiones de todos los colores al fansub [hey, que me han pedido hasta Candy Candy]. Series que conocía, series desconocidas, series que no me gustaban… Pero entre las peticiones de la gente y lo que voy cotilleando por mi puerta, he llegado a conocer muchos animes interesantes que quizás nunca hubiera conocido porque no son lo suficientemente populares. La última petición/recomendación me ha gustado lo poco que he visto. Que ya hablaré de Symphogear cuando haya visto más para hacer un comentario más justo.

Este artículo ha sido más un desahogo que una crítica, pero es algo que llevaba meses rumiando y que no sabía darle forma, porque me salía algo violento en algunas partes y no era plan de marcarme un Yagami Iori [llora, sufre, ¡muere!]. Intentad dar una oportunidad a esas series que os llegan no por la radio de multidifusión, esas ya tienen publicidad más que de sobra, pero si una amiga o conocida, o quien sea, os recomienda una serie, no os cuesta nada ver el primer capítulo. ¿No os gusta? Genial, solo habéis perdido 24 minutos de vuestro valioso tiempo. ¿Os gusta? Una serie nueva que habéis ganado.

Perdonadme si os ha parecido algo tostón, pero espero que no queráis tirarme por la ventana. Nos leemos como siempre el próximo sábado.

¡Gokigenyou!

Nanaho.