¡Hola, croquetillas! Como siempre, cada estación del año lleva asociada una temporada de anime. Desde hace un tiempo comento lo que va a venir según veo por intuición, pero claro, el juicio es sin haber visto nada, y a veces no logro estar muy acertada. De esta temporada comentaré series que o no he visto o dejé de ver y hablaré de las dos únicas que estoy viendo ahora mismo.

Primero, series que ni he visto:

Watashi Nouryoku…

Una más de estas series donde gente del mundo real entra a un mundo de fantasía y videojuegos y debe sobrevivir como buenamente pueda. No me gustan estos isekais, que es como se llama a este género de gente cambiada a un mundo de fantasía. Quizás si los planteasen de otra forma me engancharían, pero tienen un nosequé que no puedo. Porque muchos rozan una parodia a la que no termino de ver la gracia. De esta me vi un episodio, no me enteré de casi nada y decidí pasar de la serie.

Azur Lane

Ya hablé de ella. El problema de su argumento es que es forzado. No puedes sacar una trama tan fácilmente de unas chicas que cogen piezas de barcos y se matan entre ellas, y que esa trama cuaje. Me vi un capítulo, decidí que no me convencía y lo dejé.

Null Peta

Aquí la culpa la tuve yo. Las dos protas son hermanas. De sangre, no del otro tipo de hermanamiento. Son capítulos cortos y parodian muchas cosas. Muy intenso y raro para lo poco que dura cada episodio.

Rifle is Beautiful

Lolis de instituto disparándose con escopetas. De esta no he visto nada, ni pienso hacerlo. Me gustan las cosas raras, pero no de este tipo.

Las dos únicas que estoy siguiendo, que normalmente yo por temporada suelo seguir 3 o 4 en total, pero esta vez ni eso:

Houkago Saikoro Club

Tierna, dulce… Tanto que a veces te deja dormida. De tan suave y cuqui, termina aburriendo. Que sigo viéndola, tiene su gracia, pero me cuesta mucho. En cada capítulo las chicas aprenderán sobre un juego de tablero y en esa situación conoceremos las circunstancias de las protagonistas. Ya digo, la serie bonita es, pero a veces llega a aburrir. Ya veremos si acaba de una forma lógica o todo es un despliegue de chicas monas haciendo cosas monas.

No, no pongáis esa cara que sois muy lentas

Kandagawa Jet Girls

Sí, es una mierda del tamaño de una catedral por muchas razones. Sí, es la serie a la que me he enganchado cosa mala esta temporada. ¿Por qué? La trama es mala y cutre. Pero, entre tanta tontería y exhibición de culos y tetas, las protas están teniendo una historia de amor súper cuqui y tierna. Que sigo sin entender como algo tan chorra tiene un desarrollo amoroso tan bonito. Porque son tiernas de una forma súper rara. Entre carreras, conocer rivales, y tonterías diversas y variadas… Rin y Misa están teniendo un inicio de romance de lo más tierno. Que el resto de corredoras de las lanchas estas raras son la mayoría unas pervertidas, mención especial a las gals Manatsu y Yuzu, que siempre dicen cosas obscenas, pero Rin y Misa son amor. Rin es muy ingenua, demasiado a veces. Pero Misa tiene unos momentos de celos y escenas de “no sé cómo acercarme a Rin, pero quiero estar con ella” que queda muy cuqui.

Que es muy absurda y las carreras no tienen desperdicio, pero de verdad que me ha sorprendido que hayan metido ahí una relación tan bonita.

No sé si me he dejado alguna serie por mencionar de la temporada, creo que no. Como digo, este otoño ha sido algo soso para mi gusto. En invierno y primavera sí tendremos shoujo ai de calidad, que iré comentando cuando tenga más datos. La semana que viene nos veremos en otra reseña.

¡Gokigenyou!