Image 6, Hay una lesbiana en mi sopa

Hay muchos, muchísimos regalos que puedes hacerle a tu chica para poder disfrutar las dos: un viaje romántico, unas clases de fotografía para pasar tiempo juntas, una sudadera un par de tallas grande para que, casualmente, te quede mejor a ti… o algo un poco más íntimo, add a ittle bit of spice, para que la vida en el dormitorio sea todavía más divertida. En esta web te hemos hablado muchas veces de distintos juguetes y de sus ventajas, pero, ¿y si no sabes por dónde empezar? ¿Cuales son los básicos? ¿Y se me va a ir de precio? ¿Cual es el precio de los vibradores? Relax, que te contamos dos cositas.

Vibrador Punto G Succionador Clitoris Syl Platanomelon, Hay una lesbiana en mi sopa

Desde Platanomelon, la marca de juguetes eróticos líder en España, y que también se encarga de la educación sexual integral, derribando tabúes y hablando con claridad, nos cuentan que los dos juguetes que más interés despiertan son los vibradores y las bolas chinas. De los primeros podemos encontrar un montón de variedad: podemos elegir entre vibradores vaginales o clitoriales, de tamaño mini o grande, el famoso modelo ‘conejito’, o incluso con mando a distancia para que sea ella quien decida. Tienes cositas desde seis euros gracias al Black Friday, así que si no has tenido nunca ninguno, es el momento.

Image 4, Hay una lesbiana en mi sopa

Por otro lado, las bolas chinas son uno de los juguetes de placer más antiguos: hace siglos que se tienen registros de su uso en culturales orientales. No solamente son algo divertido y placentero, sino que además fortalecen el suelo pélvico que es una maravilla. SI es tu primera vez, te recomendamos bolas vaginales pequeñas, y poco a poco vas añadiendo más unidades, pero cada mujer es un mundo. ¡Prueba y decide! En la web tienes un montón de modelos de bolas chinas para poder elegir. A tu chica le va a encantar.

¿Y qué más opciones tienes? A ver, seamos sinceras: cualquier cosilla que implique tú y tu chica sirve para horas y horas de diversión mutua. Pero si quieres un abanico más amplio, podemos hablar de los más que conocidos, pero no por eso menos apasionantes, succionadores de clítoris. Es lo más parecido al sexo oral que te vas a encontrar, y se me ocurren varias posibilidades de uso en compañía. Además, no solamente hay una zona en la que lo puedas aplicar. Descubre por ti misma el mejor lugar. Y un secretillo: son sumergibles. En Platanomelon los puedes encontrar incluso en pack con otros juguetes.

Image 7, Hay una lesbiana en mi sopa

Por último, los recién llegados a la familia, los vibradores clitoriales. Mucho más específicos que sus primos hermanos, son los reyes de la estimulación externa, y se complementan perfectamente con otros juguetes. ¿Estás preparada para nuevas sensaciones? Pilla el vibrador Tuli, regálaselo junto a un lubricante con base al agua y sentid tanto la una como la otra cómo sus diez pétalos os acarician. O hazte con el modelo Coco y prueba este simulador (sí, lo estás leyendo bien) de lengua, con nueve movimientos y nueve velocidades. De verdad: cualquier ocasión es buena para regalarlo.