InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana

Cosas que odio como lesbiana

Publicado

Estaba recordando ayer la última reunión de amigos y me acordé de una frase que dijo M: “tú siempre tienes una opinión sobre todo”. Lo cual es totalmente cierto y es algo de lo que no me siento particularmente orgullosa y me trae cantidad de problemas, porque siempre aprovechan para meterse conmigo, pero qué le vas a hacer. I am what I am y todo eso.

Así, convertida por mis propios amigos en un enano de circo (sin ánimo de ser ofensiva, ¡queremos a Tyrion como rey de los Siete Reinos!), en esa misma reunión se dedicaron a provocarme para incitar unas de mis diatribas de media hora sobre por qué Jay-Z debería presidir este, nuestro planeta, y Beyonce es lo mejor que nos ha pasado jamás en esta vida (parafraseando a Anderson Cooper: “este es el mundo de Beyonce y nosotros simplemente vivimos en él”). Me pongo hecha una fiera si alguien osa meterse con ellos. Aunque en realidad sería más acertado decir que me pongo hecha una fiera si la gente no está de acuerdo conmigo. Soy una tía un poco intensa.

Quiero decir, en esa misma reunión ataqué con odio feroz a los Black Eyed Peas (y en concreto a Fergie, ¿se puede cantar peor?) y me preguntaron por mi opinión sobre la gelatina neutra (todavía no tengo una, pero estamos trabajando en ello). Y todo esto sin ni siquiera ponerme a hablar del reggaeton (aunque reconozco que las malditas canciones se te meten en la cabeza Y NO SE VAN).
Esto me lleva a la conclusión de que a veces hablo de cosas que a la mayoría de la gente le importan una mierda con una intensidad que asusta. Es decir, no sé si os habéis percatado de que uso mucho las palabras “adoro” y “odio”. No tengo término medio. Las cosas raramente me son indiferentes. O las amo o las detesto.
Y eso, como lesbiana, es muy duro.

Yo abracé el lesbianismo con emoción. Salí del armario dando un portazo y sin mirar atrás. Descubrí las chicas y ya no quise conocer nada más. Pero esto me trajo un mundo nuevo de odio. También es verdad que me trajo un mundo nuevo de cosas que adorar, pero, OH EL ODIO. Los que me conozcáis sabréis que aunque puedo ser una persona relativamente amable, lo que realmente se me da bien es odiar. Está mal que yo lo diga, pero odio como nadie. Tengo un talento innato. Odio con el ardor de mil soles radiantes. Y ahora resulta que, además de las cosas que odio por mí misma, también están las que odio como lesbiana. Cosas que antes de llevar una vida de vicio y perdición no me habían molestado jamás, pero, desde que ando por la acera contraria me cabrean soberanamente.

Y de esto va a ir esta sección: de cosas que odio como lesbiana.

(Y que conste que odiar cosas como lesbiana es una cosa que también odio, pero nobody said it was eaaaasy. El camino del odio está lleno de trabas).

Últimos artículos

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...