InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 2. Elegir sandalias de verano

Cosas que odio como lesbiana: 2. Elegir sandalias de verano

Publicado

Sé que no estáis entendiendo nada y que estáis alucinando y pensando que se me ha ido definitivamente la cabeza. Pero no. Es el horror. Y hay una culpable de este horror: la culpa de esto la tiene mi novia.

Antes de estar con ella yo elegía mis sandalias como supongo que elige la gente normal: recorría las tiendas hasta encontrar unas que me gustaran y por las que no tuviera que vender mis córneas. Y YA ESTÁ. Aunque parezca increíble ahora, eso era todo: las comprabas y me las ponía hasta que necesitaba otras. Y vuelta a empezar.
Era simple, fácil, cómodo. Sin complicaciones.

Pero ese aspecto de mi vida se acabó. Mi elección de las sandalias de verano se ha convertido en una epopeya, en un camino lleno de obstáculos y trabas que a veces parece llevar al mismo infierno.

Cosas que odio como lesbiana: 2. Elegir sandalias de verano
Yo cuando mi novia dice de ir de compras

Mi novia lleva en busca de sus sandalias perfectas desde marzo. No es broma. Teniendo en cuenta que estamos a julio supongo que esto os dará una idea del cambio radical que ha sufrido mi vida en ese ámbito.

Ella no sólo busca unas sandalias. Busca las sandalias PERFECTAS. Y claro, aunque las encuentre, no se va a quedar con las primeras que encuentre, tiene que encontrar 400 sandalias perfectas y entre esas escoger.

Evidentemente, para ello tiene que buscar en miles de páginas web (es posible que lo de las 400 sandalias entre las que elegir fuera una exageración, pero os juro que lo de las miles de páginas web no lo es; es más, creo que su don con los idiomas se debe únicamente a que antes no había traductor en google chrome y se las tenía que arreglar de alguna forma).

Como os podéis imaginar eso se traduce en que me avisa cada poco para que vaya a ver las sandalias que ha encontrado (que a mí me parecen exactamente iguales que las anteriores que me ha enseñado, pero ya he aprendido la lección y me callo ese tipo de comentarios) y me la encuentro delante del ordenador súper feliz y contenta con 800 pestañas abiertas en el Chrome y sandalias y sandalias y sandalias.

De repente, sin saber muy bien cómo ni por qué, yo me he visto llevada a esa misma situación. Ahora ya no sólo busco que sean bonitas, cómodas y baratas. Busco que sean de un color que combine con casi todo, que sean de piel de verdad, que no tengan un cierre incómodo y, sobre todo, que no sean de lesbiana, porque una de las primeras cosas que me dijo mi novia sobre mis sandalias fue que eran sandalias de lesbiana. (Y sé que esto es políticamente incorrecto de decir, pero yo no quiero llevar camisetas de tirantes de lesbiana ni sandalias de lesbiana ni corte de pelo de lesbiana ni perforaciones de lesbiana, me parece bien que haya quien quiera, pero yo no quiero y por ello evito comprar ropa Quechua como la peste).

Así que ahora cuando mi novia se sienta a buscar sandalias delante del ordenador yo me siento a su lado. Y ella todavía no tiene sus sandalias, claro, pero yo ya me he comprado 3 pares y esto va a ser mi ruina.

Yo perdida con miles de sandalias con las que ahora no sé qué hacer (imagen de neyade, aka mi novia adicta a las sandalias y que espero que no me deje después de este post)

Últimos artículos

Películas lésbicas (y bisexuales) para este 2024

Están siendo unos años rarunos para la industria, pero tras la pandemia y la...

‘Entrevías’: las serie que buena, buena, no es, pero que no podrás dejar de ver

Con el estallido de las plataformas de streaming, la manera de hacer series ha...

Emociones fuertes con la bomba de succión de Gozzo

Comprar tu primer juguete erótico tiene algo de adictivo, parecido a cuando te haces...

Ahora sí, habrá ‘A Simple Favor 2’

Desde que en 2018 se estrenara A simple favor, la película que Anna Kendrick...

Vuelve Arizona Robbins a ‘Anatomía de Grey’

Sacad el champán o el champín, lo que bebáis, porque estamos de celebración. Tras...

Vim, el juguete más potente de Fun Factory

Mi primer juguete erótico funcionaba con una sola pila y tenía una forma supuestamente...

Así es el nuevo Satisfyer Pro 2 Connect (Generation 3)

Satisfyer debió de hacer las cosas muy bien para que, de pronto, todo el...

Ana Legazpi y Vicco, dos trocitos de fruta que se disfrutan (según Socialité)

Bueno, bueno, bueno, porque se va calentando el ambiente en la bolloescena musical de...

El escepticismo de los compañeros de Reneé Rapp sobre su bisexualidad

Seguro que conoces a Reneé Rapp, la protagonista de la serie de HBO de...

Parvati Shallow y Mae Martin, nueva pareja por sorpresa

A lo mejor si eres española y/o no muy fan de los realities estadounidenses...

Just Jared lanza su casting soñado para ‘Los siete maridos de Evelyn y, mira, sí

Si te gusta el gossip de Hollywood, seguro que conoces Just Jared, una web...

‘Sister wives’: la película que no sé si necesitábamos sobre poligamia mormona

Attenzione croquettes: Una nueva película de las que nos gustan está en camino. protagonizada...

Sophie Turner ya había dicho que era bisexual (hay que estar más atentas)

Si no has estado en una cueva en los últimos días, sabrás que Sophie...

Estimulación de alta precisión con LELO Dot Cruise

El clítoris ha empezado a visibilizarse más en la última década, pero lo cierto...

Lopy, Molly y Whaly, elige tu rabbit favorito de Diversual

El sexo, como la sociedad, siempre ha estado contaminado por la versión heteropatriarcal. Así...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...