InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 3. La moda hipster

Cosas que odio como lesbiana: 3. La moda hipster

Publicado

Hoy me estaba acordando de uno de los últimos conciertos a los que he ido: Era un concierto de Iván Ferreiro, así que os podéis imaginar que estaba lleno de hipsters.

Evidentemente, en un concierto de Iván Ferreiro pues no sé yo qué esperaba, pero vamos, que estaba lleno de gafas de pasta, camisas de cuadros, iPhones, vans, medias cabezas rapadas, cascos de colores brillantes y más grandes que sus propias cabezas. Hipsters. Hipsters everywhere. (Y antes de que me lo diga alguien ya digo yo que un poco hipster debo de ser yo también si fui a ese concierto). El caso es que ahí estaba yo, rodeada de gente hostil.
Evidentemente el concierto empezaba tarde, porque aparentemente si empiezas un concierto puntual vas al infierno de los músicos y te ponen canciones de Pitingo hasta que te sangran los oídos y luego viene la SGAE y te cobra por estar escuchando música allí (esto es una cosa que también odio, por si no os habéis percatado).
En el rato de espera (que fue bastante) me dio tiempo a observar la sala.
Y obviamente a fichar.

Yo estaba transportada al paraíso. En éxtasis. En un estado de felicidad absoluta. En el puto nirvana. HABÍA UN MOGOLLÓN DE BOLLERAS.

Mi estado inicial

Os lo juro. Mi gaydar estaba pitando como un loco, mandándome señales, haciéndome luces. Iba a explotar. Pero entonces me surgió la duda: estadísticamente era imposible que todas fueran lesbianas. Yo soy una mujer ante todo realista, y me daba cuenta de que, por muy feliz que me hiciera, había algo que no cuadraba… Y entonces caí: LA PUTA MODA HIPSTER. EL LESBIAN CHIC DE LOS HUEVOS.

No había manera de diferenciarlas. ¿Quién es quién?

Al percatarme de la realidad

Tenía una chica delante. Monísima. Un poco alta para mí, pero preciosa: pelito corto y revuelto, dilataciones en las orejas, gafas de pasta, camisa de cuadros de lesbiana y debajo una camiseta negra de tirantes, vaqueros y botas militares. “Tiene que ser lesbiana”, me dije. (No sé si os percatáis de que esto era más un deseo que una probabilidad, pero además de práctica soy una tía optimista).  Me pasé todo el concierto mirándola. Quedaba en mi línea de visión, así que quedaba disimulado y podía observarla con tranquilidad, como la buena acosadora que internet me ha enseñado a ser. Y, cuando después de una hora de concierto ya estaba convencida que quizás podía entablar conversación con ella, aparece un tío de la nada y le da un morreo de aquí te espero ante mi cara de pasmo.

Que no era bollera, vamos. Que resulta que la tía tenía novio. Que no bateaba para nuestro equipo. QUE ERA TODO UNA MENTIRA.

Estado final

Vamos a ver, voy a decir una cosa: LAS CAMISAS DE CUADROS SON NUESTRAS.

En serio. Estoy dispuesta a ceder el pelo corto (al fin y al cabo en verano hace mucho calor y es muy cómodo) y las botas militares (el rollito punk me mola, así que es por nuestro propio bien). Pero las camisas de cuadros no. Repito: LAS CAMISAS DE CUADROS NO.
Vamos, hombre, es que hasta dónde vamos a llegar. Lo siguiente es que ahora las heteros se pongan a escuchar a Tegan and Sara y a ver The L Word.
Lo que me faltaba por oír.

Así que desde aquí lanzo una súplica a quien quiera escucharla: BASTA YA DE MODA HIPSTER. BASTA. Enough is enough. Ha estado bien, nos hemos divertido. Pero ya pasó.

Devolvednos nuestra moda para que podamos reconocernos. (Esto lo pido sobre todo a nivel personal, que mi gaydar ya falla bastante sin hacerle trampas). DEVOLVEDNOS NUESTRAS CAMISAS DE CUADROS.

Últimos artículos

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...