Me pasa que el amor de mi vida está de viaje de negocios por dos semanas a otra ciudad.

Y me pasa que no puedo dormir, eso me pasa.  Me hace falta un hermoso culo peso en la cama. Y tengo encima un guayabo** tipo de abandonada, despechada, esposa descartada… que termina por atacarme las ganas de comer, esas eternas sustitutivas de endorfinas.

Si pedir perdón con estilo a tu beldad, tu Diosa ofendida, no te resultó y te dejó sumida en un guayabo como el mío, vamos a hartarnos de antojitos y activar el bollodrama de manera indulgente, que el rollo saludable se lo dejamos a enero. (El lunes del año)

Ya sé que no hay nada más reconfortante y complaciente que un helado en medio de una depresión, pero aléjate de ese helado de chocolate. Ya me comí yo una pinta de dos litros completita por las dos y no me dejó muy bien parada. ¡No más clichés!

Por eso voy a enseñarles un truco buenísimo para hacer helados que no te dejen una semana, además de triste, enferma. Y lo mejor es que ni siquiera necesitas una máquina de helados.

Copa helada de banana con praliné y gotas de chocolate.

foto1

Ingredientes:

  • 3 bananas
  • gotas de chocolate

Para el praliné:

  • 100 grs de azúcar
  • agua (50 ccs)
  • nueces de tu preferencia

Este es el helado más sencillo del mundo. Solo debes picar las bananas en trozos medianos, le echas unas gotitas de limón y la congelas. Cuando estén bien congeladas las pasas por el procesador, quedará una crema helada. Métela de nuevo en el congelador hasta que la vayas a servir. Antes de comer dale un par de golpes en el procesador de nuevo para suavizarla. Eso es todo, el mejor, más fácil helado del mundo. Lo mejor es que esta técnica sirve con mango, con duraznos… Frutas pulposas y cremosas.

foto2

Así te va a quedar la crema:

foto3

Praliné:

foto4

Agarra una placa de silicona y riega por toda su extensión las nueces enteras o groseramente picadas. Con el agua y el azúcar haces un caramelo dorado y lo viertes sobre las nueces. Deja que se enfríe bien y lo picas en pedazos pequeños.

Para servir, en una copa pon una bola de tu helado y cúbrela con el praliné y las gotas de chocolate.

La doctora indica comer grandes cantidades mientras stalkeas a la susodicha en tus redes sociales favoritas. ¡Let’s share the guayabo!

**Guayabo: Modismo venezolano. Dícese de la depresion post-cortadera-de-patas, post patá-por-ese-culo, post «anda-a-tomar-por-culo» que todas experimentamos de vez en cuando.

Nota: Esta receta es excelente para los niños también, croquemamacitas ( prometo dedicarles un post pronto).

Pendientes para el próximo post: Gastrosexología.

Bon apettittie!

Gio.

9 Comentarios

  1. Pese a que aquí nos falta poco para andar quitando la nieve de las calles, prometo hacer esta receta en cuanto pueda. Sin nueces, que soy alérgica.

  2. Esto del helado de plátano me mola. Habrá que probarlo. Aunque el tema culinario corre a cuenta de mi señora, que para eso se me traga todos los programas que llevan la palabra chef. Algún provecho tendré que sacar al que me ignore semana tras semana cuando ponen TopChef.

  3. que lo disfrutes!
    Si procesas las bananas con un poco de miel queda rico también. Es que aquí hace un eterno verano y claro, allá esta nevando… hazlo en junio cuando empiece a hacer calorcito.

  4. Aaaah pero eso es una ventaja para tí!
    Sorprendela con alguna de estas cositas y verás lo que pasa :3
    (Yo tambien ignoro a mi <3 cuando pasan TopChef.)

Comments are closed.