No os vamos a mentir: hasta ahora el nombre de Mike & Molly nos sonaba a nombres de vendedores de la teletienda. Pero ya que estamos dándoos pistas (o más bien luces de neón) sobre todos los shows en los que aparece una escena lésbica, aunque sea breve y poco importante para la trama, no podíamos pasar por alto esta serie en la que en el último episodio Susan Sarandon hace un cameo de lo más croquetil y besa a Melissa McCarthy. Y es que es Susan Sarandon. Que aunque en el apartado de pelirrojas maduritas, algunas somos más de Julianne Moore (repetid conmigo: oooh, Julianne!), a esta gran dama que es la Sarandon nunca le hacemos ascos.

susan sarandon-mikeandmolly

Pues en el último episodio, nos cuenta AfterEllen que Molly (Melissa McCarthy) está en un supermercado con su marido cuando ve a una escritora a la que admira con toda su alma. Se trata de J. C. Small (Susan Sarandon) y rápidamente se acerca para tener una conversación con su ídolo, mientras la autora rellena su carrito de la compra hasta los topes con botellas de vodka. Dado que el horno no está para bollos (ni para croquetas, aparentemente), la escritora desdeña las atenciones de Molly y la manda a paseo diciéndole «ve a casa y escribe», un consejo lleno de sarcasmo que la protagonista se toma al pie de la letra.

Susan Sarandon, left, and Melissa McCarthy in "Mike & Molly" on CBS.

Al día siguiente, Molly aparece con un manuscrito en la casa de J.C., y a causa de un tropiezo con unas botellas en la entrada, el estruendo provocará que la escritora salga del inmueble, lo que llevará a una conversación sobre lo que ha escrito la protagonista y a un nuevo consejo: ahonda más en tus experiencias personales, cava, llega hasta el fondo. Mal consejo, por lo que se ve. De nuevo, Molly se lo tomará al pie de la letra y acabará peleándose con su madre durante la cena de Acción de Gracias. «¡Arruinaste mi niñez!», le espeta, antes de largarse a casa de la escritora, en busca de consuelo.

susan sarandon-mikeandmolly5 susan sarandon-mikeandmolly4

El resto, es historia. El beso se produce de una manera totalmente cómica, en línea con el tono de la serie, en una especie de forcejeo bastante absurdo. El personaje de Susan Sarandon se pone a tono con su vodka y empieza a lanzar pedacitos de comida al pelo de Molly con la esperanza de ensuciarla lo suficiente para que se den un baño juntas. Y Molly está dividida entre ser racional y rechazar esa extraña oferta de una desconocida o complacer a su escritora favorita. Ni lo uno ni lo otro. Al final el beso es una especie de forcejeo de contorsionistas, orientado a caricaturizar el personaje de Sarandon. Podéis ver la promo del episodio para captar todavía más el tono humorístico en el que se desenvuelve todo:

9 Comentarios

  1. Adoro a Susan Sarandon!!!!
    creo q me enamore de ella alla por el ’83 en El Ansia… Ademas haga el papel q haga, lo borda!

    Julianne Moore es…. Juliane Moore!!!! 😉

  2. Yo estoy indecisa. No se si es buena la visibilidad y que de repente en todos lados los personajes femeninos se besen como si tal cosa… o si es el puro «las lesbianas están de moda».
    Hoy estoy optimista, así que iré por la primera.

  3. La visibilidad «siempre» es buena.
    Ya sea por q este de moda o por q realmente estemos llegando al punto en que la sexualidad del personaje es tan importante como si es gorda, flaca, rubia o morena. Simplemente es un dato mas que dibuja al personaje y sostiene la trama.
    Afortunadamente, ya son varias las series en donde que un personaje sea una lesbiana es tan relevante como que no lo sea; ejemplo, Chicago Fire, por poner un ejemplo o The Fosters, donde las cosas que pasan, en general, se desarrollarian de la misma manera si en vez de ser una pareja de mujeres, fuera una pareja hetero.

  4. A mí me gustan las dos, pero reconozco que tengo especial debilidad por Julianne Moore… Ay, Jualianne Moore!!!

  5. Sí, está claro que la visibilidad ayuda a rebajar esa tensión sobre la orientación sexual, aunque tenemos que reconocer que todavía se hace mucha sangre sobre los personajes lésbicos. ¿Por qué son casi siempre los más dramáticos? ¿Por qué se les niega la felicidad por sistema? Esas cosas también van muy ligadas a este tipo de personajes y poco a poco deberían irse erradicando. Que algunas ya estamos hartísimas del lesbiana feliz, lesbiana muerta.

  6. Creo que es obvio que la aprobación del matrimonio igualitario en muchos estados de USA ha provocado esta moda de incluir lesbianas everywhere. En España pasó un poco lo mismo en 2008, cuando se aprobó el matrimonio aquí. A otra escala, claro, porque no tenemos la industria del entretenimiento que tiene USA. Pero, vaya, que me parece una consecuencia bastante habitual si el clima social lo permite. Te diría que aprovechemos el tirón porque también pasa la fiebre… y luego echaremos de menos tener lesbianas en todos los shows que nos gustan. Ojalá dure, pero la experiencia nos dice que no suele ser así.

Comments are closed.