InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 14. Las tradiciones navideñas

Cosas que odio como lesbiana: 14. Las tradiciones navideñas

Publicado

¡Cuánto tiempo!
Me da la sensación de que hacia siglos, ¡que tenemos incluso web nueva! ¡y yo con estos pelos!
La Navidad me ha tenido absorbida, como supongo que a la mayoría.

Me pregunto cuántas habréis salido del armario estas navidades, ¡ES NUESTRA FECHA, CHICAS! De hecho yo creo que es una campaña o algo: ninguna lesbiana sin su drama navideño. (Si salís del armario en plena cena de Nochebuena ganáis puntos, si es a gritos en mitad de una discusión os dan un carné de socia, y si conseguís que la abuela se atragante con el marisco os dan el VIP, vitalicio si además acabáis en urgencias).

Si no lo habéis hecho este año, ¡tranquilas! ¡El año que viene tenéis otra oportunidad! ES LA MAGIA DE LA NAVIDAD.

grinch
Todavía podéis salir del armario la próxima Navidad…

Yo, como no quería ser menos, he salido del armario con mi abuela estas navidades. La verdad es que lo esperaba todo más dramático, pero no ha podido ser. (Lo sé, yo también estoy un poco decepcionada).

Todo empezó con una conversación sobre mi prima. “Que si es muy joven para vivir ya con su novio, que emparejarse siendo una niña, blabla”.
Entonces vino la típica pregunta de: ¿y tú no tienes novio? Pregunta que ya es una institución familiar al nivel de bronca navideña y atragantarse con las uvas, nunca puede faltar. Yo creo que cuando se reparten las tareas navideñas hay a quien le toca comprar el marisco y a quien le toca preguntarme si tengo novio.
Hasta ahora yo había sido una joven respetuosa con las tradiciones y todos los años me había limitado a responder con un no, pero como en éste estoy especialmente desequilibrada, me dije: “qué coño”, y le respondí que no, que lo que tenía era novia.
Al principio quedó estupefacta, la pobre. Loquer, que dirían mis amigas. Pero ella se repuso rápidamente: “Pero Ri, ¿por qué no me lo habías dicho antes? Que a mí estas cosas no me escandalizan, ¡la nuestra es una familia de rojos!”
Y claro, la que se quedó un poco loquer fui yo.
¿DÓNDE ESTÁ MI DRAMA? ¡ME LO HAN ROBADO!

Robar, sólo robar.

En realidad si lo pienso lo que más me sorprende no es que mi abuela se lo tomara con naturalidad, quiero decir, la nuestra ES una familia de rojos; lo que realmente me alucina es que no lo supiera ya, porque, además de una familia de rojos, la mía es una familia de COTILLAS, y mis tíos no es sólo que lo supieran, es que han incluso comido con mi novia y la han cebado hasta casi reventar (que es la manera de aceptar a alguien que tenemos, somos así de primitivos).

Evidentemente, después de mi confesión, mi abuela pasó a hacer una enumeración de todas las lesbianas de la familia: “y claro, yo siempre que llamo y pregunto por ella me dicen que ha salido con su amiga Margarita. Al cine, al teatro, al parque… ¡Já! ¡Su amiga! ¡Como si no supiera yo que están en una relación! ¡A mi edad! ¡Y al parque dice! ¡Tendrán los parques de Madrid más vistos que qué! Y además es que yo sé que son pareja. Pero no por ella, eh, que lo sé por la familia de Margarita, que es del pueblo de al lado del nuestro y no se avergüenza. No como esa tonta, andar escondiéndose a estas alturas. ¡Tú no te avergüences!”.
Y así durante horas. HORAS.
Me arrepentí mucho de salir del armario.

¡ABUELA, DÉJAME MARCHAR!
¡ABUELA, DÉJAME MARCHAR!

El caso es que no hubo drama, y me doy cuenta de que igual lo suyo hubiera sido salir del armario antes. En plan de niña. Que vale, no es como si yo misma lo supiera, pero imaginad lo divertido que hubiera sido ver sus dudas al decidir si regalarme o no una equipación de fútbol, un coche teledirigido o el playmobil de los vaqueros.
(“Yo creo que le gustará, pero igual lo creo porque es lesbiana y eso es un poco estereotipo.” “Es lo que ha pedido, pero no sé si es políticamente correcto regalárselo”).
Y en realidad, yo lo que no entiendo es como con esas cartas a sus majestades los reyes magos mi abuela no se imaginaba que me acabarían gustando más las Barbies que los Kens.

Si hubiera tenido Barbie estoy segura de que hubiera jugado a esto

Espero que vuestras Navidades no hayan sido demasiado dramáticas (pero sí un poquillo, que le da vida al asunto) y que los reyes se hayan portado muy bien con vosotras y os hayan traído muchas muñecas con las que jugar (guiño guiño codazo codazo).

Últimos artículos

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...