InicioOpiniónCromosoma IlegalCromosoma Ilegal: Pin up de pacotilla

Cromosoma Ilegal: Pin up de pacotilla

Publicado

Eley-Grey-cromosoma

Ayer fue día de cine, pero antes de la película fuimos a comer a un sitio que, aunque ya lleva un tiempo por aquí, por Valencia, para mí es bastante nuevo porque no suelen llamarme la atención los bares de hamburguesas y carne (así, en general).

Cuando entras en este sitio te da la impresión de haber viajado en el tiempo y en el espacio a los Estados Unidos de los años ’50. Ya desde fuera, a través de los grandes ventanales, se puede ver a las camareras con unos vestidos color rosa muy cortos de una tela que parece poco cómoda. En el mismo establecimiento, los camareros visten camisa azul y pantalones de la misma tela que los vestidos.

Es un lugar que, en cuanto a la decoración, puede decirse que está “conseguido” (incluso la ropa está conseguida, pues pretende emular a los camareros pin up de la época). Sin embargo, ayer vi algo sobre lo que he estado reflexionando bastante hasta que, finalmente, he tomado la decisión de compartirlo aquí con vosotras.

Como parte de lo que parece una promoción, han creado un menú infantil especial que se anuncia en un gran trozo de cartulina. En una mesa de la entrada, a modo de recibimiento, hay dos montones de cartulinas: uno es azul y el otro, rosa. Las azules tienen los clásicos recortables con los que seguro habréis jugado en vuestra infancia. La idea, según entendí, es que los niños y niñas se entretengan con las piezas mientras esperan la comida.
A continuación podéis ver la cartulina azul ya montada (no pudimos resistirnos):

Me pareció buena idea, no voy a mentir. Aunque todo cambió cuando descubrí las cartulinas color rosa. Y como una imagen vale más que mil palabras (en ocasiones como ésta se confirma el refrán), aquí tenéis las fotos:

Lo primero que me dije fue:
«No tengas prejuicios, no tiene por qué ser como piensas. ¿Por qué crees que la camarera es para chica y el coche para chico?”. Pero, inevitablemente, me fui cabreando poco a poco. Porque no se trata sólo de los roles, los colores, los juegos y las clasificaciones sexistas, que también. Este caso va todavía más allá. Mirando cómo los niños y las niñas de mi alrededor jugaban con sus respectivos recortables (porque así era: los niños jugaban con el coche y las niñas con la camarera), intenté analizar ambos “personajes”.

Coche:
Azul, deportivo, ingenioso en su estructura (sobre todo para montarlo), grande, tridimensional, complejo, se mantiene derecho por sí sólo.

Camarera:
Rosa, semi-desnuda, ropa incómoda, sencillo en su estructura (por no decir simple), mucho más pequeña que el coche, complicada de vestir, incómoda y artificial en su pose, bidimensional, no puede mantenerse de pie por sí sola, se cae.

Entonces yo me pregunto, ¿Qué es lo que se consigue con estos estereotipos? ¿Cómo serán los juegos imaginarios de los niños cuando terminen de montar el coche y la camarera? ¿Qué pensará él? ¿Y ella?

Puede que tenga prejuicios, incluso puede que los creadores/patrocinadores de esta campaña no hayan pretendido obtener el resultado que, al menos en mí, han obtenido. Pero desde luego, después de analizar esta experiencia, pienso que algo no cuadra en todo esto.

beef

Últimos artículos

Siri 3, el estimulador para amantes de la música

Siempre me han interesado las emociones y, también, entender por qué nos comportamos del...

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Hunter Schafer cuenta que estuvo saliendo con Rosalía unos cinco meses

¿Sabes cuando lees algo en Twitter de manera super insistente y crees que es...

Experimenta la doble estimulación con Ryde de Fun Factory

A pesar de que no siempre me he movido en el mundo de la...

Sarah Paulson adaptará ‘Untamed’, libro autobiográfico de Glennon Doyle

Glennon Doyle es una autora estadounidense que saltó a la fama en 2016 con...

Sandra Barneda confirma su relación con Pascalle Paerel

Ya sé que ya sabías que estaban juntas, si ya lo sé, pero el...

Obi: arte y placer en un juguete erótico

Hace unos años, cuando todavía estaba adentrándome en el mundo erótico, quise visitar la...

¿Están emparentadas Taylor Swift y Emily Dickinson?

Es más que probable que hayáis escuchado hablar alguna vez de esa casi desconocida...

¿Nueva novia para Amelia en ‘Anatomía de Grey’?

Veinte temporadas, que se dice pronto, lleva Anatomía de Grey en nuestras vidas. Algunas...

‘Strictly Confidential’ tiene una pinta lamentable (y por supuesto que la veremos)

Hay cositas que tienen su momento, y cuando su momento pasa, hay que ser...

Cinco series con croquetas para ver online

*El título es una tontería porque evidentemente vas a verlas online, no vas a...

Vuelve ‘Hacks’ más croqueta que nunca

Ha ganado un montón de premios y no es para menos, porque Hacks es...

Ester Expósito y Anna Castillo, juntas y revueltas en una serie de vampiras lesbianas

A veces la vida te da regalos, como esta noticia que combina varias de...

Juguetes eróticos y candidiasis: Consejos de higiene y limpieza

Hoy vamos a tratar un tema crucial pero a menudo pasado por alto en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...