7982199427 4fddd6957b O, Hay una lesbiana en mi sopa

Estoy segura que todas conocéis a Roald Dhal, ¿verdad? Ese famosísimo escritor británico del que en este 2016 se cumplen cien años de su nacimiento y que nos ha dejado en herencia un montón de libros de los que habréis leído, al menos, uno. Quizás Charlie y la fábrica de chocolate. Quizás Matilda. ¿Puede que Las brujas? Y si no, pongo la mano en el fuego a que fijo habréis visto alguna película basada en sus historias. Vamos, fijísimo. ¿Y que por qué estoy hablando yo aquí de este señor? Pues porque no sólo ha traído una gran aportación literaria a este mundo, sino que también una familia con un porcentaje de croquetas que se podría considerar como bastante alto.

Padre de cinco hijos y una, le salió croqueta, Ophelai Dhal. Una señora muy reservada de la que poco se sabe más allá de que lleva casada la vida y más con otra señora con la que tienen un retoño de ya 6 añitos. Hasta aquí todo normal y, no sería noticia, de no ser porque una de sus hermanas, Lucy, ha traído a este mundo a dos chicas bastante monas, Phoebe y Chloe, que resulta que… también le dan al croqueteo. Toma ya. ¿Qué desayunan en esta familia?

Ruby Phoebe 094c5a67, Hay una lesbiana en mi sopa

A Phoebe Dhal ya la conocéis de sobra, algunas seguro que también la odiáis por haber conseguido robarle el corazón a Ruby Rose. Entre la diseñadora y la DJ y actriz se escucharon hasta campanas de boda, pero al final todo quedó en agua de borrajas y ahora cada una vive por su cuenta. Y a su hermana pequeña, Chloe, también la tenemos fichada por aquí. Hace unos meses, ella y su novia, Nikki Booth, sacaron un vídeo supercute dirigido a sus yos adolescentes. Las dos habían mantenido una relación a larga distancia durante bastante tiempo hasta que terminaron mudándose a Los Ángeles y abriendo un restaurante, el cual ofrece los mejores rollitos de langosta de la Costa Oeste.

Lobster Roll Couple, Hay una lesbiana en mi sopa

El patriarca de este clan tan croqueta no sabemos que opinaría a ciencia cierta, pero Phoebe Dahl lo tiene claro, y está segura de que, aunque fuera de otra época, hubiera aceptado sin problemas su boda.