Yo conduzco

Publicado

Cuando era pequeña conocí a una mujer que conducía un coche. Ella conducía el coche de la familia. Era raro que una mujer condujera un coche hace treinta años, pero más raro era que no lo hiciera el marido. En esa familia el marido se sentaba siempre en el asiento del copiloto y ella en el del volante. Creo que alguna vez pregunté por qué era así, por qué no conducía él. Supongo que me contestaron con naturalidad, sin darle mayor trascendencia de la que tenía, porque no recuerdo cuál fue la explicación que recibí al respecto.

Después, con los años, he seguido viendo a mujeres que conducen, mujeres que llevan cualquier tipo de coche o moto y cada vez ha sido más frecuente, hasta que hoy en día es lo más normal del mundo. Conducen taxis, camiones, trenes y hasta aviones.

Sin embargo, aunque tanto hombres como mujeres conducen y lo hacen de forma indistinta, hay algo que me ha llamado la atención hoy buscando juguetes para Reyes. Me ha llamado tanto la atención que quería compartirlo con vosotras.

La imagen que aparece a continuación es de un juguete de una famosa marca de coches y vehículos variados para niños y niñas.

Han pasado treinta años desde que le pregunté a mi madre por aquella extraña señora que conducía el coche de su, dedujo mi “yo” niña, marido. Pero la gran caja del coche con esa imagen (ocupa toda la cara frontal) estaba esta tarde en una famosa y céntrica juguetería de Valencia (junto al Mercado de Colón) y miles de niños y niñas  van a acostumbrarse a ver al niño conduciendo (activo, intrépido) y a la niña dejándose llevar (pasiva, recatada, sin carisma).

Al llegar a casa he seguido con la inquietud metida en el cuerpo y he querido comprobar el resto de juguetes de motor de la marca en cuestión. Cuál ha sido mi sorpresa cuando he visto que tanto niños como niñas conducían coches y motos de juguete de forma indistinta. Pasaba imágenes en mi pantalla y niños y niñas sonrientes conduciendo me mostraban su felicidad. Entonces me he topado con estas dos escenas:

 

Y la realidad me ha golpeado fuerte:

Esta marca permite que la niña conduzca, la niña independiente y libre. Ella sí puede hacerlo, por eso presentan motos y coches de distintos tamaños y colores donde una niña disfruta sobre ruedas. El problema no es si la niña (mujer) puede conducir (cuando viaja sola), el problema (y esta marca lo tiene claro) es que si hay que elegir entre ambos, él es el que lleva el volante.

 

He repasado varias veces la galería de imágenes (no quería equivocarme), pero solo hay estos tres vehículos con dos pasajeros y, como podéis observar, en los tres conduce el niño.

 

Me ha venido a la cabeza que estas fiestas el ayuntamiento de la ciudad junto con el Colectivo LAMBDA* ha promovido una campaña de Navidad especialmente encaminada a la no discriminación por razón sexual y de género a la hora de regalar juguetes. Sin embargo hay tanto por hacer todavía que da vértigo. Porque la norma es tan invisible y la realidad está tan enraizada en nuestro propio inconsciente, fijándose y convirtiendo todo lo que nos va llegando a través de los sentidos en lo cotidiano, que hay que pasar dos veces por la misma juguetería para empezar a reflexionar sobre cómo hacemos las cosas. Sobre el origen de lacras como el machismo o sobre cómo poner freno y educar en contra de la violencia contra las mujeres. Porque cosas como el coche de juguete no debería ser lo que enseñamos a los más pequeños, porque debemos cuestionarnos las cosas y enseñarles a ellos a cuestionárselas también. Porque no es solo el coche, el juguete es la punta del iceberg, es una punta de las miles que vivimos a diario.

El niño que conduce trasmite esta idea al niño que contempla el juguete: “Tú tienes (debes) llevar el control siempre. No te dejes dominar ni muestres nunca tu indefensión o tu miedo. Tú tienes el poder”.

La niña que lo acompaña trasmite esta idea a la niña que contempla el juguete: “Tú tienes (debes) dejarte llevar, confía en quien conduce y no muestres interés en cambiar las cosas. Así es como debe ser”.

 

Podréis decirme que soy una exagerada, una alarmista. Podréis pensar que llevo al extremo un hecho inofensivo, pero justo pensar que es inofensivo, que no es para tanto, es lo que lo convierte realmente en poderoso, porque pasa desapercibido.

 

*Fe de errores: En el artículo indico que el Ayuntamiento ha iniciado una campaña junto con el colectivo Lambda para concienciar sobre el no sexismo en los juguetes, pero en realidad la campaña en la que participa Lambda no la ha hecho con el ayuntamiento, sino con la Consellería de Igualdad. La campaña del ayuntamiento es otra (con la misma idea que la anterior) y la promueve la Concejala de Igualdad Isabel Lozano.

 

 

 

*Aquí podéis leer más sobre la campaña: http://www.eldiario.es/cv/valencia/Juguetes-rebelan-sexismo_0_592840946.html

Últimos artículos

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...