croqueta librePodéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección de correo que figura en el banner, con el asunto “La croqueta libre”. Los textos se leerán para escoger, pero no se editarán. Es decir, que si tu texto se ajusta a la temática de la web, lo publicaremos, pero sin corregir las posibles faltas. Los textos deben ir firmados con nombre o seudónimo. ¡Ah! ¡Y un título!

Odio ir de la mano con una persona. Si me cogen del brazo no me importa pero ir de la mano lo odio, no lo soporto, ni si quiera con mi sobrino pequeno prefiero tenerlo cerca y poner mi mano en su hombro para que se quede junto a mi.

Un dia una pena de estudiantes universitarios decidimos ir a Las Fallas de Valencia a pasar el fin de semana, conocer la fiesta, pasarlo bien y disfrutar. Ibamos entorno a cuarenta personas… Pero llevaba un par de semanas compartiendo mas tiempo con una chica de clase con la que antes no trataba y decidi ir con ella en el autobus en vez de con mis amigas. El viaje fue largo y agradable, muy agradable la verdad, hablamos y hubo un momento que cogio mi mano, la puso sobre su muslo con la palma hacia arriba y me empezo a acariciar con sus dedos largos y delgados la palma de la mano, despues subia hacia el antebrazo lentamente haciendo circulos hasta llegar al doblez del codo y bajaba otra vez hasta la palma. Era una sensacion muy agradable que invadia todo mi cuerpo y aceleraba mi corazon sin razon.

Cuando quedaban diez minutos para llegar y bajar del autobus acerco su boca a mi oreja, sin previo aviso, y un escalofrio recorrio mi cuerpo de arriba abajo y me susurro: “tengo miedo a los cohetes, a los petardos, sobre todo cuando no veo que los lanzan” mi reaccion fue reir, porque Las Fallas son cohetes y petardos en todo momento y al ver su cara, calle y le conteste: “no te preocupes, agarrate a mi ya veras como no es nada”. Nada mas bajar del autobus cogi su mano con determinacion, la mire y sono el primer petardo, su reaccion fue apretarme la mano tan fuerte que emiti un sonido quejicoso, la mire, sonrio y sonrei. A pesar de ello no la solte en todo el fin de semana y lo mas raro, me gustaba ir con ella de la mano, yo (odio) ir de la mano.

Ya de vuelta a casa, en el autobus, seguiamos cogidas de la mano aunque pronto me la solto para volverme acariciar de la misma manera que la primera vez. He de reconocer que me desarmaba cuando lo hacia pero no queria asumirlo, no queria pensar que esto que he sentido este fin de semana era atraccion por ella… Cuando bajamos del autobus la perdi de vista asique me despedi de mis amigas y me marche. Ya de camino a casa por detras se me acercaba alguien, me gire y era ella. Cogio mi mano, se puso delante de mi y me beso, y respondi a ese beso de manera innata, pero cuando quise reaccionar ella se marchaba calle atras y perdi su silueta en la oscuridad de la noche.

.-K93