InicioOpiniónEl destape lésbicoFalocracia: la dictadura del pene

Falocracia: la dictadura del pene

Publicado

Todo en nuestra historia ha girado en torno al pene como símbolo de poder.

Señoras, señores y señoros, estamos en el siglo XXI, año 2017, y hay quien cree que si no hay penetración no es sexo.
En nuestra sociedad falocrática, el pene manda. Yo no tengo nada en contra de los penes. De hecho me encantan. Comería penes todos los días. A la carbonara, al ragú, al pesto…

 

Las que han leído Sea saben que me encanta la pasta y la pizza.

Todo en nuestra historia ha girado en torno al pene como símbolo de poder. Es el punto de apoyo sobre el que se ha movido el mundo a lo largo de los siglos. Guerras, machismo, capitalismo… Pues bien, BREAKING NEWS: el 50% de la población carece de él.

La anatomía genital femenina ha sido ignorada, ninguneada y ocultada. Se llegó a pensar que la vulva era un pene invertido, y también que era un pene no desarrollado. De ahí que se considerara que las mujeres éramos seres incompletos sustentando así la idea de que éramos inferiores.

Hubo un tiempo en que se conocía mejor la anatomía genital de la hembra del cerdo que la de la humana. Triste, pero cierto. Aun teniendo delante de sus narices la composición genital femenina, los ginecólogos seguían influidos por sus sesgos machistas y denominaban a los ovarios como testículos, reforzando su idea de que la vagina era un pene sin desarrollar.

Ablaciones, violaciones correctivas, psiquiatría freudiana, diagnósticos errados, complejos de inferioridad y humillación por tener el pene pequeño…
Aún hoy se les denomina histéricas (el término actual es “exageradas”) a las mujeres con endometriosis.

Otra consecuencia de esta falocracia es la de no considerar violación una agresión sexual mientras no haya penetración. Que te obliguen a hacer una mamada o que te toquen la entrepierna o los pechos sólo es considerado abuso sexual.

Una tercera consecuencia de la falocracia es la que nos afecta también como lesbianas. ¿A cuántas de vosotras os han preguntado cómo hacéis el amor dos mujeres? Me entristece escuchar esta pregunta, más si viene de una mujer. No hay nada que hagamos las lesbianas que no pueda hacer un hombre.

Y no es que cuando naces lesbiana se te otorgan unos dedos y una lengua con super poderes. Únicamente es que somos mujeres dando placer a otras mujeres. Tampoco me voy a poner a divagar acerca de cómo hacen el amor dos mujeres porque, sorpresa, cada pareja lo hace como le da la gana. Oral, masturbación, arneses, BDSM… Todo es válido dentro de nuestro marco. Por eso es tan difícil responder a la pregunta “¿qué hacéis las lesbianas en la cama?”. Yo, a partir de ahora, si alguien me lo pregunta, le pondré Below her mouth para que se haga una idea de lo que es el sexo lésbico.

below her mouth

Below her mouth, tutorial de sexo lésbico

Repito, siglo XXI y todavía hay gente que no entiende el sexo sin un pene. Es más, que no entiende el sexo como algo de dos. Las chicas de la web babe.net salieron a preguntar a los tíos sobre su último polvo. En el vídeo, una reportera pregunta a los chicos heteros con los que se encuentra si sabían si su última pareja sexual se había corrido, y TODOS dicen ignorarlo. Es desolador, y cuando lo vi di gracias por ser lesbiana.

C’mon, guys! ¿Qué coño (nunca mejor dicho) os pasa? Luego que somos las lesbianas las que odiamos a los hombres, pero sois vosotros los que no amáis (bien) a las mujeres.

Últimos artículos

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Hunter Schafer cuenta que estuvo saliendo con Rosalía unos cinco meses

¿Sabes cuando lees algo en Twitter de manera super insistente y crees que es...

Experimenta la doble estimulación con Ryde de Fun Factory

A pesar de que no siempre me he movido en el mundo de la...

Sarah Paulson adaptará ‘Untamed’, libro autobiográfico de Glennon Doyle

Glennon Doyle es una autora estadounidense que saltó a la fama en 2016 con...

Sandra Barneda confirma su relación con Pascalle Paerel

Ya sé que ya sabías que estaban juntas, si ya lo sé, pero el...

Obi: arte y placer en un juguete erótico

Hace unos años, cuando todavía estaba adentrándome en el mundo erótico, quise visitar la...

¿Están emparentadas Taylor Swift y Emily Dickinson?

Es más que probable que hayáis escuchado hablar alguna vez de esa casi desconocida...

¿Nueva novia para Amelia en ‘Anatomía de Grey’?

Veinte temporadas, que se dice pronto, lleva Anatomía de Grey en nuestras vidas. Algunas...

‘Strictly Confidential’ tiene una pinta lamentable (y por supuesto que la veremos)

Hay cositas que tienen su momento, y cuando su momento pasa, hay que ser...

Cinco series con croquetas para ver online

*El título es una tontería porque evidentemente vas a verlas online, no vas a...

Vuelve ‘Hacks’ más croqueta que nunca

Ha ganado un montón de premios y no es para menos, porque Hacks es...

Ester Expósito y Anna Castillo, juntas y revueltas en una serie de vampiras lesbianas

A veces la vida te da regalos, como esta noticia que combina varias de...

Juguetes eróticos y candidiasis: Consejos de higiene y limpieza

Hoy vamos a tratar un tema crucial pero a menudo pasado por alto en...

Películas lésbicas (y bisexuales) para este 2024

Están siendo unos años rarunos para la industria, pero tras la pandemia y la...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...