InicioOpinión"Lesbiana" vuelve a ser el término más buscado en el porno... y...

“Lesbiana” vuelve a ser el término más buscado en el porno… y eso es un problema

Publicado

Pornhub, uno de los mayores portales de porno del mundo, hace publicas al final de cada año una serie de informes sobre el comportamiento de sus visitantes alrededor del mundo, esto es, qué categorías prefieren las personas que ven videos en su plataforma. Un año más, “lesbiana” es la categoría más buscada alrededor del globo.

Si desglosamos estos resultados por género, apreciamos una diferencia significativa: “lesbiana” es lo más buscado entre mujeres, que son aproximadamente un 30% de las personas usuarias, mientras que en los hombres lo vemos un poco más abajo.


Las mujeres buscan un 151% más videos porno de lesbianas que los hombres. Me atrevo a aventurar, sin ser yo psicóloga, que tiene algo que ver con no ser un mero sujeto pasivo, algo que sí me da la sensación que sucede en el porno heterosexual, confeccionado para hombres heterosexuales. Pero no quiero hablar de eso hoy, sino de un asunto que me crea cierta preocupación, y es el que atañe a la visión de las lesbianas como objetos hipersexualizados y mostrados únicamente para el disfrute erótico.

Las mujeres, como sujetos, estamos sometidas a un escrutinio y unas exigencias sociales de ser permanentemente deseables que, afortunadamente, se están diluyendo en la medida en que la sociedad está tomando conciencia del machismo imperante. Pero surge un problema cuando a las lesbianas solamente se nos identifica como objetos de placer, que existimos en la medida en que somos útiles para despertar la líbido del espectador (o espectadora), negando que seamos individuos, y desterrando nuestra identidad al dormitorio y nada más.

Veréis, hace unos meses salió la noticia de que Epi y Blas eran novios, y eso nos dio la excusa para hablar de que lo LGBT, las personas LGBT, se veían como algo “no apto para niños” porque se nos relacionaba eminentemente con el sexo, y sacar a relucir nuestra orientación sexual o identidad de género fuera de nuestras casas era, básicamente, hacer alarde de algo que pertenecía a nuestra intimidad.

En nuestra cuenta de Twitter hemos hablado a veces de cómo nos retiran publicidad porque nuestra web “tiene contenido sexual”, de las veces que nos piden porno por mensaje directo, dando a entender que como somos lesbianas y bisexuales estamos permanentemente en ropa interior jugando con nuestras amigas a darnos con la almohada, y de que la mayoría de anuncios que nos piden tienen que ver con sexshops.

El sexo forma parte de nuestras vidas, pero ni en mayor ni en menor medida que lo hace en la vida de cualquier persona que no sea LGBT. Cuando un hombre y una mujer se dan la mano en la calle no están haciendo algo moralmente reprobable que puede afectar a lo que piensen nuestros hijos. ¿Por qué nosotros y nosotras si? En el caso de las mujeres, porque estamos hipersexualizadas. Y el porno tiene muchísimo que ver.

No trato de hacer un alegato antiporno, porque no me corresponde en absoluto ni lo siento así, pero me da la sensación de que se nos permite existir solamente como una fantasía, algo irreal, algo que sólo tiene cabida en internet, para disfrute personal en nuestra habitación. Fuera de ahí, no somos más que una ostentación, y algo que sólo se reduce a mi orientación sexual y lo que haga con ella. No soy médico, escritora, divertida o amiga de mis amigas. Soy lesbiana. Y ya. Y eso me cabrea muchísimo.

¿A dónde quiero llegar? Yo qué sé. Quizá este texto es sólo producto de un cabreo mal llevado, pero sí creo que este es un tema del que tenemos que tomar consciencia y hablarlo. Me interesa muchísimo más esto que encendidos (y absurdos, y ofensivos) debates sobre quién está meando en el cubículo de al lado.

Últimos artículos

Películas lésbicas (y bisexuales) para este 2024

Están siendo unos años rarunos para la industria, pero tras la pandemia y la...

‘Entrevías’: las serie que buena, buena, no es, pero que no podrás dejar de ver

Con el estallido de las plataformas de streaming, la manera de hacer series ha...

Emociones fuertes con la bomba de succión de Gozzo

Comprar tu primer juguete erótico tiene algo de adictivo, parecido a cuando te haces...

Ahora sí, habrá ‘A Simple Favor 2’

Desde que en 2018 se estrenara A simple favor, la película que Anna Kendrick...

Vuelve Arizona Robbins a ‘Anatomía de Grey’

Sacad el champán o el champín, lo que bebáis, porque estamos de celebración. Tras...

Vim, el juguete más potente de Fun Factory

Mi primer juguete erótico funcionaba con una sola pila y tenía una forma supuestamente...

Así es el nuevo Satisfyer Pro 2 Connect (Generation 3)

Satisfyer debió de hacer las cosas muy bien para que, de pronto, todo el...

Ana Legazpi y Vicco, dos trocitos de fruta que se disfrutan (según Socialité)

Bueno, bueno, bueno, porque se va calentando el ambiente en la bolloescena musical de...

El escepticismo de los compañeros de Reneé Rapp sobre su bisexualidad

Seguro que conoces a Reneé Rapp, la protagonista de la serie de HBO de...

Parvati Shallow y Mae Martin, nueva pareja por sorpresa

A lo mejor si eres española y/o no muy fan de los realities estadounidenses...

Just Jared lanza su casting soñado para ‘Los siete maridos de Evelyn y, mira, sí

Si te gusta el gossip de Hollywood, seguro que conoces Just Jared, una web...

‘Sister wives’: la película que no sé si necesitábamos sobre poligamia mormona

Attenzione croquettes: Una nueva película de las que nos gustan está en camino. protagonizada...

Sophie Turner ya había dicho que era bisexual (hay que estar más atentas)

Si no has estado en una cueva en los últimos días, sabrás que Sophie...

Estimulación de alta precisión con LELO Dot Cruise

El clítoris ha empezado a visibilizarse más en la última década, pero lo cierto...

Lopy, Molly y Whaly, elige tu rabbit favorito de Diversual

El sexo, como la sociedad, siempre ha estado contaminado por la versión heteropatriarcal. Así...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...