¡Hola, croquetillas! Tras las vacaciones navideñas, vuelvo a la carga. Quería empezar el año con una pequeña lista de deseos. No sé aún qué nos podrá deparar este año, ya lo iré comentando sobre la marcha. Pero, como he sido muy buena este año (a mi manera, pero buena, ojo) me concedo el derecho de pedir unos pocos deseos. Algunos serían fáciles de cumplir, otros admito que no son tan simples, pero vaya, como los deseos existen para que se puedan cumplir…

Primer deseo, que no tarden mucho en continuar ciertas series. Como Yama no Susume (por favor, quiero más) o Amanchu. Aunque Amanchu me decepcionó un poco/bastante la segunda temporada, quiero seguir viendo a ver si lo arreglan. Este es el fácil, aunque a veces se han tomado su tiempo con Yama no Susume, peeero… No pierdo la esperanza.

Teko y Pikari

Segundo deseo, este es muy importante. Casi como que continúen pronto Yama no Susume (¿se ha notado que me he quedado con mono? Lo sé, disimulo de lujo, si no os lo llego a decir ni lo notáis). Un noitaminA shoujo-ai. Lo traduzco, tranquilas. Primero, noitaminA en sí no es género, es Animation al revés. Supone que la trama es más adulta y suelen ser historias muy elaboradas. Las series que he visto con esta etiqueta son puras joyas, y me quedo corta. Tras haber visto unas cuantas, quiero un shoujo-ai con la etiqueta de noitaminA, algo más adulto, que lleve esa calidad de algo trabajado. Ojo, esta etiqueta no implica que tenga que ser serio o aburrido, ahí está Wotakoi que te partes de risa. Simplemente, no son tramas para niños o adolescentes.

noitaminA

Tercer deseo, esto es complicado, muy complicado. Igual que pido un noitaminA, pido también algo como JoJo pero solo tías. Ojo, no me refiero a la saga de JoJo con la hija de Jotaro, a eso ya me esperaré que terminará saliendo. Me refiero a una bizarrada de esas molonas con una trama que te deja con la boca abierta flipando muy fuerte. Esto sé que es imposible, porque la trama de JoJo es única, para bien o para mal. Resumiendo, sería pedir una trama de calidad con cosas raras que te mantenga con un gorila, más que un mono, pegada a la pantalla.

Cuarto deseo, un poco de la mano del segundo, un shoujo-ai con adultas. Que siempre vemos a niñas de instituto. Vamos, como Kobayashi y Tohru. Porque noitaminA no implica que tengan que ser adultos los protagonistas. Este deseo sé que es compartido. Así que mando saludetes a la que comentó en mi blog no hace mucho.

Kobayashi y Tohru

Quinto deseo, sé que este es complicado, pero bueno. Que sigan contando con seiyuus veteranos. Que sigan participando en papeles que han hecho de puta madre hasta ahora. Tienen grandes voces, no les omitáis porque aparezcan voces nuevas (que bienvenidas sean, ojo). Me partió el corazón ver que Kana Ueda hacía de la madre en Citrus. ¡No es tan mayor para hacer de madre, hostia! Mirad a Hitomi Nabatame que sigue haciendo de chica, y tienen más o menos la misma edad. No abandonemos a las actrices veteranas, que molan un montón. Pero me da penita ver series nuevas y que cada vez hay menos veteranos entre los papeles protagonistas.

Sexto deseo, que sigan sacando series del género con cierta agilidad. De momento esta temporada solo hay un shoujo-ai y me ha cabreado. No sé si un par de series que empiezan pronto podrán salvar la situación, pero en esta temporada de invierno no va a haber gran cosa. El que me ha cabreado es porque una tía de 20 años se enamora de una cría de 11 años y le gusta hacerle fotos a la niña disfrazada. Joder, esto tiene un nombre y no es bonito precisamente. Seamos serios, por favor.

Séptimo deseo, trama antes que hormonas. Esto va junto al noitaminA y las protagonistas adultas. Normalmente es inversamente proporcional, a mejor trama, menos chicha. Y viceversa. Prefiero una buena historia, sin dudar.

Me hubiera gustado añadir un octavo deseo, pero no hay. Solo pediros que si os gusta lo que se hace en HULEMS lo apoyéis de la forma que podáis. Si no podéis ayudar de forma monetaria, que no siempre se puede, comentad al menos, demostrad que os gusta lo que se escribe. Muchas veces esos comentarios llenan mucho, al menos a nivel personal. Cuesta poco ser amable.

Y hasta aquí la entrega semanal. La próxima semana más cosillas.

¡Gokigenyou!

Nanaho.