¡Gokigenyou, croquetillas! Aunque tengo varios artículos en mente, creo que es más fácil empezar comentando la temporada que acaba de empezar esta primavera. Esta vez sí he visto 2 o 3 capítulos de cada una de las que voy a comentar, así que tengo algo para juzgar, aunque en una de ellas sí estoy esperando a ver qué pasa. Esta vez no tenía muchas apuntadas para ver, la verdad, no prometía gran cosa la temporada, salvo por dos series que tenía fichadas de antes, aunque le he añadido una más que me está sorprendiendo.

Voy a hablaros de 4 series, aunque una de ellas la abandoné por motivos que contaré en su mini reseña. Las otras 3 de momento sí las estoy siguiendo religiosamente.

Arte

Esta es la que he abandonado. El primer capítulo me encantó. Trata de Arte, una chica en pleno renacimiento en Florencia. Ella es de familia noble, pero quiere ser artista. Le encanta dibujar y quiere aprender más cosas. Pero su madre se opone, por lo que ella se va de casa y busca trabajo en los talleres de la ciudad. Claro, al ser mujer, nadie quiere contratarla. Hasta que se encuentra con Leo, dueño de un taller, que la pondrá a prueba.

Sinceramente, el primer capítulo era prometedor, una chica luchadora abriéndose paso en una industria masculina. Todo iba bien hasta que se choca con un joven, Angelo, en el segundo capítulo y ahí dejé de verlo porque había perdido toda la fuerza de golpe, volviéndose una trama donde va a estar tonteando con el otro. ¿La abandono porque vaya a tontear con un tipo? No. Abandono porque se vuelve una trama tonta donde se va a dar más importancia a ese tonteo que a otra cosa.

Esta serie la emiten los sábados, hoy echarán el tercer episodio.

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijou ni Tensei Shiteshimatta…

Sí, tócate las narices con el título. Por suerte se abrevia a Hamefura. Se traduce por “mi siguiente vida como villana, todas las rutas conducen al desastre”.

Esta es la que no sé cómo acabará, aunque de momento me hace bastante gracia.

Es un “isekai”. Para quien no lo sepa, como yo hace poco tiempo, es un anime en los que el protagonista llega a un mundo de videojuegos, aunque antes tenía otro tipo de vida. Pero, por circunstancias raras, acaba metido en el juego y tiene que sobrevivir allí, con las condiciones del juego de turno.

En este caso el isekai es de humor, bastante curioso. Que a mí me gustan los videojuegos, pero no este tipo de series. Esta es la excepción. Y según cómo acabe me plantearé hacerla en Bara.

La protagonista despierta como Catarina Claes, una chica de familia noble que se ha dado un golpe en la cabeza. Tras ese golpe recuerda su vida anterior. Era una otaku fan de los juegos otome [juegos donde eres una chica y tienes que ligarte a alguno de los chicos que se te cruzan, según las decisiones que tomes acabarás con uno u otro]. El problema es que Catarina no es la protagonista, es la antagonista. Y la mayoría de sus finales son muy jodidos. Acaba o muerta o exiliada o… Nunca es un buen final.

Entonces Catarina toma una decisión, para no morir en esta nueva vida, cambiará a su personaje, por lo que recuerda del juego, para ser mejor persona y que así nadie tenga motivos para matarla. Se portará mejor con los chicos del juego y también con las chicas.

Inicialmente no parece muy bollo, y quizás no lo sea. Pero cuando iba a empezar la serie leí por ahí un comentario que decía más o menos “¿esto va de una chica que para que no la maten se une a un grupo de lesbianas?”. Y como soy así de simple, me puse a verla. Que algunos momentos leves tiene, como su amistad con Mary Hunt, otra de las jóvenes del juego. Sinceramente, no sé cómo podrá acabar esto, pero al menos es una serie curiosa con la que te ríes bastante. La recomiendo al menos para reírse un poco en estos días complicados.

Podemos verla los sábados.

Tamayomi

Esta la estaba esperando desde mediados del año pasado, cuando la vi por ahí.

Tamayomi no se traduce, es la unión de los nombres de dos amigas, Tamaki y Yomi. Son mejores amigas de la infancia, se separaron en secundaria y vuelven a encontrarse en el instituto. A las dos les encanta el baseball. No el softball, el de verdad. Poco a poco y con ciertas dificultades rescatarán al club del instituto. Veremos a 9 chicas dándolo todo para poder llegar al campeonato nacional, pasando las eliminatorias previas.

Esta debería ser la serie yuri de la temporada, porque está basada en un manga yuri. Ahora, tiene unas pocas contras, aunque yo no pierdo la fe [si no perdí la fe con Budoukan…]. Realmente en tres capítulos que he visto ya, no da mucha esperanza a que sea una trama muy bollo, aunque la relación de Tamaki y Yomi es curiosa, no es una simple amistad. Y las otras chicas también prometen. Eso sí, el dibujo es jodidamente horrible, como no mejore en los bds o no mejore la trama, me da que me quedo con las ganas.

Pero bueno, veremos cómo avanza. A mí la historia me está gustando, aunque haya cosas que pueden mejorarse.

Podemos verla los miércoles.

Houkago Teibou Nisshi

Las del club de pesca. Esta de momento es la que más estoy disfrutando, porque tiene cosas que me encantan. Que no creo que sea muy bollo, o bollo nivel Yama no Susume o Non Non Biyori [series que adoro].

Hina llega a empezar el instituto en pueblo de la costa, acaban de mudarse. A ella le encantan las manualidades, es tímida y no muy valiente. Por diversas situaciones, se cruza con Yuuki, alumna de tercero. Aunque Hina quiere unirse al club de manualidades, Yuuki le engañará y terminará en el club de pesca. Ahí están también Natsumi, amiga de la infancia de Hina, y Makoto, que va a segundo. Al final a Hina no le disgustará tanto el club de pesca y se quedará con las nuevas amigas que ha hecho.

A ver, realmente es complicado resumir este tipo de series que mezclan slice of life con deportes curiosos que te van explicando mientras ves cómo los personajes interactúan entre ellos. A mí estas series me gustan porque ves una vida en los pueblos, que no es tan rural como se imagina a veces, unas chicas divertidas, brutas y que hacen lo que quieren. Y encima aprendes cosas al verlas en sus actividades. Igual que en Yama no Susume aprendíamos cosas de senderismo, aquí aprenderemos a pescar. Que oye, no está nada mal.

Las chicas es verdad que cada una de ellas tiene un rol muy típico. Hina es la tímida a la que arrastran porque no sabe negarse. Natsumi es la loca que se apunta a un bombardeo. Yuuki es la mayor que pasa de todo y arrastra a sus compañeras, aunque les enseña mucho sobre la pesca, al ser la veterana. Makoto es mi favorita. Parece muy seria y seca, pero en el fondo se preocupa mucho por Hina y Natsumi. Es una buenaza disfrazada de persona reservada y distante. Sinceramente, me animé a ver la serie por las pintas de Makoto en la imagen. Es la de las gafas.

Esta serie podemos verla los martes. Y sé que la haré sí o sí cuando tenga los BDs.

Y de momento esto es todo por hoy. La próxima semana comentaré la tercera fase o generación de Love Live, que llegan ya nuevas chicas.

¡Gokigenyou!