En el episodio anterior:

Durante la fiesta de quince años de Mariana pasaron muchas cosas: Mariana descubrió que su hermano Jesús y Lexi eran pareja, Brandon que Talya fue quien leyó el diario de Callie; rompiendo con ella (¡¡BRAVO!!) y Lena y Stef que su hijita se avergonzaba de bailar con ellas frente a todo el mundo en la fiesta. Al final todo, o casi todo, se arregla, pero Callie parece no querer saber nada de Brandon porque se va a la playa con Wyatt.

Es el día siguiente a la fiesta y parece que en casa de los Fosters vuelve a haber fiesta, aunque por la cantidad de lesbianas que hay en la casa, supondremos que es la fiesta que el matrimonio ha organizado con sus amistades más íntimas y, cuando pensábamos que Mariana había perdonado a Lexi por lo de su hermano, descubrimos que no, pero a la chica se le olvida en cuanto aparece Garret, el hijo de un matrimonio que parece ser el que más tiempo llevan juntas y al que Mariana quiere impresionar inventando conocimientos de poesía que no tiene.

Por otro lado, el matrimonio idílico que ellas dos forman; Kelly y Jenna; no es tan idílico como lo era al principio, contándole a Lena que tras veinte años las cosas han cambiado y que poco a poco lo único que las une es la rutina. Eso parece despertar una campanita en la cabeza de Lena que ve que la vida que lleva con Stef está yendo por ese mismo camino y la vemos dispuesta a hacer algo por cambiarlo. (Go, Lena, go! Nosotras te apoyamos!)

Callie invita a esa misma fiesta a Wyatt, haciendo que Brandon se sienta indescriptiblemente celoso y le acabe contando que entre él y Talya hubo algo y que él pasó de ella al día siguiente de haberse acostado juntos. Obviamente esto fue una exageración de la pelirroja loca (Mira que me gustan las pelirrojas, pero es que no puedo con esta… Lo cual significa que la actriz lo está haciendo de maravilla.) y que más bien tuvo que ver con que la chica crea que la gente es de su propiedad.

Y mientras algunas no tienen tiempo ni para un beso, otros se mueren de celos, y algunas intentan conquistar a jóvenes poetas, Jesús y Lexi no pierden ni un minuto puesto que tienen otras cosas más importantes que perder juntos; como la virginidad sin preservativo, siendo un claro ejemplo de irresponsabilidad que no tarda en descubrirse cuando él va a comprar la píldora del día después a la misma farmacia donde Stef va a comprar un lubricante o gel de masaje sensual que queremos verle utilizar con Lena. Obviamente, en ese momento, las cosas se ponen feas para Jesús y la cita de Stef y Lena desaparece porque tienen un drama familiar que resolver juntas gracias a las hormonas adolescentes de Jesús.

Y poco a poco vamos descubriendo el secreto que guarda Jude. Antes no quise decirlo por si acaso no lo era, pero a estas alturas creo que es bastante claro que o es gay o es gay. Mariana le pinta las uñas cuando el niño la ve pintárselas a ella, yendo a clase con el color puesto y haciendo que unos chicos se metan con él. La aparición de una profesora hace que la cosa no vaya a más, pero Callie no está dispuesta a ver a su hermano sufrir, diciéndole que es mejor que aparente ser normal. Callie, estás perdiendo puntos por esto. Aún así es Lena la que decide que ocultar quien eres por miedo o por creer que es malo te acaba destruyendo, y se lo explica a Jude haciendo que se sienta bien por ser quien es y por sentirse como se siente. (Go, Lena, go!)

Algunas personas tienen miedo de lo que es diferente Y a veces quieren lastimar a las personas como Stef y yo. Y me enfado. Me enfado con la gente que tal vez quiera herirnos y me enfado conmigo misma por no enfrentarme a ellos. El punto es que si te enseñan a ocultar lo que te hace diferente, puedes terminar sintiéndote avergonzado de quien eres. Y eso no está bien. No hay nada malo en que tú te pintes las uñas, como no hay nada malo en que yo coja la mano de Stef.

Mariana se presenta en el slam de poesía de Garret, conociendo a sus amigos y dándose cuenta de lo poco que se parece a ellos. Ahí es cuando vemos un cambio de actitud en ella, pasando de ser la típica chica popular del instituto, a alguien en busca de algo más profundo. No sabemos si son los pasos a seguir para el autodescubrimiento o que quiere ligarse a Garret, pero desde aquí esperamos que sea lo segundo porque Garret también tiene pinta de ser bastante gay.

Wyatt y Callie tienen una cita para ver las estrellas juntos en «la casa de los padres de Wyatt», que acaba convirtiéndose en su primer beso en una casa de unos a los que Wyatt les arregló el patio el verano pasado. Salen corriendo para poder llegar a casa sin que la policía los pille porque la chica está en libertad condicional, tienen que llamar a Brandon para que les vaya a buscar. El chico va a buscarles, aprovechando el momento para volver a ser borde con Wyatt. Y tras dejarle a él es cuando acaba «declarándose» a Callie y entonces descubrimos que hace dos años a ella y a Jude les echaron de una casa de acogida porque tuvo algo con el hijo de ellos. ¿Será ese chico el famoso Liam del que tanto hablan?

No quiero que salgas con Wyatt porque no quiero que salgas con nadie.

Al día siguiente en clase Jude no sólo vuelve con las uñas pintadas, sino que su «amigo» Connor (a los cuales empezaremos a shippear cuando la edad que tienen no haga que nos sintamos sucias por hacerlo) también las trae pintadas del mismo color. Cuando Callie lo ve le dice que se las quite, pero él se niega a hacerlo porque le gusta y cuando su hermana le advierte que acabara haciéndose daño por lo que está haciendo, él le dice que ya se lo ha hecho y nosotras nos morimos un poquito por dentro porque sabemos lo que es sentirse de esa forma.

Lena se termina enterando de que Stef le ha dado la píldora a Lexi sin consultárselo, y tras una pequeña pelea por haberlo hecho, Mariana acaba de calentar el ambiente apareciendo con un piercing en la nariz, pero dejan la bronca para después y se van al slam de poesía donde Garret nos hace una demostración de su arte con una poesía sobre cómo sus madres le cuentan lo del divorcio con una vuelta en el coche que acaba convirtiéndose en una segunda oportunidad para esa familia. Una pena que al final nos enteremos de que lo que dijo Garret eran tan sólo sus ilusiones y que sus madres sí van a separarse. Aquel relato junto con la realidad a la que todas las familias se enfrentan día a día termina haciendo que Lena y Stef decidan quedarse en el coche a solas mientras sus hijos están ya en casa para tener un rato de pasión y amor para ellas solas.

Pues estamos solas en el coche y estás muy sexy… Tanto que creo que no voy a dejarte salir de aquí… No, no sale de aquí hoy.

El fantástico poema de Garret.

Jenna asks us if we’d take a drive with her, so we all get in the car, our hearts thudding in off beat unison and as we drive, silence settles in. I didn’t imagine it would end like this, I didn’t imagine it ending at all, but if they were going to tell me about the divorce, what a way to do it. In the back seat, I think about how lucky we were to have had this family, their 20 years of marriage, my 15 with them. I don’t want this life to end, Jenna starts to talk. She tells me that our car, our SUV, is just 13 miles away from reaching 100,000 miles now. I wonder if this is part of the divorce speech or just part of the distraction. She tells me the reason we took this ride, is so that we could all be there to reach 100,000 miles together, as the people who matter in her life. Slowly, I come to the realization that this isn’t a breakup ride, this is a stay together ride. We’re in the car, and we’re driving on a Tuesday night, and we are 99,987 miles in. We stop for onion rings and sundaes, keep driving. 99, 993 miles, Stevie Nicks. 99,996 Miles, Elton John. When we get to 999,999 miles we hold hands, blast Melissa Etheridge, and sing “Lucky” at the top of our lungs. There are too many reasons that my mamas found love in each others presence. There are too many moments when we are unbreakable, and in this moment, we are one family.Constructing road as we go, burning bridges behind us, adding mileage like graceful aging. Driving in our SUV towards moonlight.

Lo que me ha gustado:

La relación que se está estableciendo entre Jude y Lena, sinceramente presiento que ellos dos me harán llorar más de una vez como sigan teniendo todas esas escenas sobre aceptar quién eres juntos.

El final del episodio con algo más de acción entre Lena y Stef. ¡¡¡HURRA!!! Esperemos que sigan así en cada episodio.

El poema slam de Garret. Esta serie me está haciendo llorar de emoción mucho más de lo que pensé que sería inicialmente.

Mariana cambiando poco a poco. Espero que continúe abriendo los ojos y se dé cuenta de que el mundo no gira alrededor de su ombligo. Que mala es la adolescencia para muchos…

Jude/Connor OTP! O sea, que el chico aparezca con las uñas pintadas de azul al día siguiente en la escuela… ¡This is love!

Me gustas… Tú también a mí…

Lo que no me ha gustado:

Puedo quejarme un poco de la actitud de Callie frente a las cositas raras de su hermano pequeño, aunque entiendo que sea porque quiere protegerle, pero no me gusta porque ocultarse no protege a nada ni a nadie.

2 Comentarios

  1. «a los cuales empezaremos a shippear cuando la edad que tienen no haga que nos sintamos sucias por hacerlo» Pue syo creo que shippeo sintiéndome culpable o no eh? XDDD

    La «acción» de Lena y Steff la han hecho para todas las que nos quejábamos, porque no era ni medio normal esos besos (de mierda) que se estaban dando. Hemos visto más lengua entre Jesús y Lexi que entre ellas dos, joder D:

  2. ¡Sabía que los ibas a shippear! ¡Estás enferma! XDDDDDDD Bueno, los dos tienen 13 años, tampoco es tan malo mientras no acaben como Jesús y Lexi en su primera cita.

    Y lo de la acción, seguramente sí la han puesto para evitar las quejas, porque en el fandom inglés hay muchas, pero habrá que seguir esperando un poco para ver si se deciden a darnos un poco más cada vez, o con esto nos tenemos que conformar hasta Navidad…

Comments are closed.