InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 7. Que de repente todas tus amigas...

Cosas que odio como lesbiana: 7. Que de repente todas tus amigas sean lesbianas

Publicado

Si dijera que para mí salir del armario fue traumático estaría mintiendo.

Es cierto que yo en ese momento lo viví como algo difícil, quizás porque como buena lesbiana, me encanta el dramatismo, así que siempre elijo los peores momentos para salir del armario: en mitad de una crisis emocional y el día antes de un examen importante son ejemplos que se me ocurren. Conociéndome lo raro es que no haya salido del armario en una cena de Navidad o en una boda (para hacerlo aún más dramático podría ser la mía y que todo el mundo llegara y fuera: ¡sorpresa! ¡el novio es novia!).

Me he acordado de esto y ahora tenía que ponerlo.

El caso es que aunque no particularmente dramático para mí fue un mundo. Imaginaos ser la única lesbiana fuera del armario en una ciudad pequeña cuando además has estudiado en un colegio religioso y tus amigos son de los de actividades en la parroquia.
(Me doy cuenta de que lo he pintado terriblemente mal y, aunque preciso en su descripción la verdad es que no fue para nada tan malo como pueda sonar).

Durante un tiempo yo era la atracción, la rarita del lugar, la amiga lesbiana que todo grupo diverso y cool que se precie debe tener, tanto en el de la universidad como en el del colegio.

Yo veía indicios, claro está. Uno de mis amigos del colegio siempre había tenido pluma, con otra de mis amigas de la universidad me saltaban todas las alarmas, había una chica en mi grupo de prácticas que TENÍA que ser lesbiana. Pero como ya he comentado en otras ocasiones, yo siempre creo que veo lesbianas everywhere, así que dudaba de mí misma.

Me encanta esta imagen y aprovecho cualquier ocasión para ponerla, ¿vale?

Pero el tiempo pasaba y nuestra pobre protagonista seguía sola ante el peligro. Nadie salía del armario y ella se desesperaba porque ESTADÍSTICAMENTE ES IMPOSIBLE. (Yo soy mucho de recurrir a la estadística para todo).
Y de repente llegó. Llegó la primavera y nuestras pequeñas lesbianas empezaron a florecer y a crecer como setas y donde antes no había ninguna de repente hay un pequeño gran bosque Y ¿DE DÓNDE HAN SALIDO TODAS?

Tras la (no) sorpresa de que mi amigo gay saliera del armario parecía que ya tuviéramos el cupo cubierto en ese ámbito en mi grupo de amigos del colegio (como los anuncios de Benetton).
Y entonces una amiga del colegio se fue a estudiar un Erasmus y no supimos nada de ella en meses y cuando volvió nos reunió porque tenía algo que contarnos: yo me esperaba un embarazo, porque además de recurrir mucho a la estadística también soy siempre de ponerme en lo peor. Pero no era eso. ERA ALGO MUCHO PEOR.
Ella empezó con un “he conocido a alguien”, que a mí, la verdad que no me sorprendió lo más mínimo. “¿Un italiano?” “¿Cómo se llama?” “¿Es guapo?” “¿Desde cuándo?”. Como veis mis amigas no se cortan cuando llega el momento de interrogar.
“Se llama Laura.”
Silencio sepulcral en la sala. Nadie se mueve. Ni una mosca.
“Pero… ¿Laura como Andrea? ¿De esto que parece nombre de chica pero en realidad en Italia es nombre de chico?”
Juro por lo que queráis que eso fue una frase real. No es para adornarlo. Se dijo literalmente.
“No… Laura como Laura de Barcelona”.
Más silencio.
“¡Pero si eres una guarra! ¡Te encantan las pollas!” (Un momento, ¿es políticamente correcto decir pollas en este blog? Voy a asumir que sí).
“¿Tú lo sabías?” Esta iba para mí porque aparentemente el ser lesbiana te da poderes mágicos y hace que puedas saber que una persona a la que no ves desde hace meses está liada con una tía sólo porque tú también te lías con tías.
“¡Pero que yo ya tengo una amiga lesbiana!” (La amiga lesbiana soy yo, por si no os habéis dado cuenta).

Y así, tal cual os lo cuento (tras mucho drama y la necesidad de fotos para verificar la historia), nuestra pizpireta protagonista (o sea yo) pasó de ser la única lesbiana de su grupo de amigos a ser una más del montón y de repente ser mayoría el colectivo LGBT.

Uno pensaría que esto no es más que una anécdota curiosa. Algo que sucedió una vez y ya pasó. PERO NO.
¿Os acordáis de la amiga de la alarma? Lesbiana. ¿Y su compañera de piso? Bi. ¿Y la de las prácticas? Bollera también. ¿Y la amiga de la que nunca me lo había imaginado? Ah, esa bisexual también. ¿Y la de un curso menos que te parecía atractiva? Esa también lesbiana, y de su grupo de amigas otras cuantas.
Y ASÍ TODO EL RATO.

Es decir, que he pasado de ser la única lesbiana de la ciudad a que de repente en mi grupo de amigos haya más gente que entiende que que no y a vivir en un piso en el que somos tan bolleras que nos obligamos a salir en solidaridad a la única heterosexual del piso.
¿Cómo ha pasado esto? ¿Cuándo empezaron a estar por todas partes? ¿Es una plaga? ¿Una epidemia? ¿Es contagioso?

¿O SOY YO?

Últimos artículos

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

‘Backspot’: Animadoras, croquetas y Evan Rachel Wood

Todas las generaciones tienen unas animadoras de referencia. Pueden ser las protagonistas de A...

Desde Japón con amor

Kiko Mizuhara @i_am_kiko es una modelo, actriz y diseñadora nacida en Estados Unidos y...

‘Nebesta’, tus sáficas con espadas favoritas por fin en un tomo único

No voy a decirte que leas Nebesta porque esté hecha por una amiga y...

Siri 3, el estimulador para amantes de la música

Siempre me han interesado las emociones y, también, entender por qué nos comportamos del...

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...