¡Hola, croquetas! Hoy quiero hablaros de una de mis series más especiales, Gokujou Seitokai (el mejor consejo estudiantil) (y el más modesto). Este anime es shoujo-ai pero no romántico, es decir, hay chicas no hetero, sí hay una pareja suelta, hay amores no correspondidos pero la trama no se centra en ese romance que roza el bollo-drama.

Gokujou Seitokai, Hay una lesbiana en mi sopa

¿Por qué la recomiendo? Porque es una gran serie, con una trama muy fresca y divertida que alegra el día a cualquiera.

Contaré un poco cómo llegué a este anime, para explicar cómo fui valorándola. Mi objetivo con esta reseña es que le deis una oportunidad y la veáis si no la conocéis. Por 2004 salió Kannazuki no Miko (ya tendrá reseña propia más adelante), Gokujou Seitokai saldría al año siguiente. Una antigua amiga que era muy fan de este género me recomendó ver a este peculiar consejo estudiantil. Me sorprendió su entusiasmo y acepté la sugerencia. Este anime pasó muy desapercibido y creo que es injusto, la verdad. Empecé a verla, pintaba muy divertida. Chicas locas y brutas resolviendo cosas a su manera.

La trama, resumiendo, es Rino llegando de nuevas a un colegio. Ha perdido a su madre y está sola, solo tiene una marioneta que habla sola (esto parece una chorrada, pero se las trae) y un amigo por carta que es quien le sugiere ir al colegio nuevo. Inciso, la serie es mucho más de lo que parece a primera vista, tiene muchas cosas que parecen una auténtica chorrada, pero hay que verlas desde otra perspectiva, como la marioneta. Realmente RIno no inicia la trama al llegar, ella lo que hace es ir mostrando al espectador la situación que ya existe.

En este nuevo colegio veremos que hay un consejo estudiantil con más poder que cualquier otra cosa, casi rozando el absurdo. Por un lado, está la presidenta, Kanade, a la que todas adoran. No solo es la presidenta, también es dueña del colegio. Aparte, secciones de asalto e inteligencia, una contable, una chófer y RIno que acabará siendo la secretaria. Y una niña de primaria que es la casera maruja que cuida del resto. Todo muy normal, sí.

Como digo, la primera impresión es que esta serie es una tontería, las chicas están locas y que el anime será un desparrame. Pero… Aunque en parte es verdad (las chicas están locas y es un desparrame), no es ninguna tontería.

Me explico. El esquema de cada capítulo es simple. Primero se tiene una situación inicial, cada episodio es una historia corta, esa situación afectará a alguna de las chicas, de forma que la conoceremos mejor. En el primer episodio conoceremos un poco a Rino, al llegar a la escuela. En el segundo se verá por encima cómo funciona la escuela, aunque esto se va desarrollando a lo largo del anime. En estos dos episodios introductorios veremos que las chicas están locas, que tienen unas ideas muy curiosas y una lógica muy cuestionable.

Al principio pensé: “Vale, la serie está bien, pero no sé por qué me la recomienda como shoujo-ai”. Entonces llegas al tercer episodio, el último de la presentación. Kanade, la presidenta, ha pasado la noche con Rino, en la misma cama más concretamente. El resto de chicas se enterará. Esta situación se divide en varias ideas:

  • Hay muchas fans femeninas de Kanade que sienten envidia de Rino.
  • Las chicas del consejo también piensan que ha habido algo, no les parece tan raro que hayan hecho algo más que dormir. Se asume que ha habido acción. Como dicen “tiene esa atmósfera de los colegios femeninos”.
  • Aparte y gran mención, que esto es lo importante. Tienen un palabro, de cosecha propia, para referirse al sexo lésbico: paypaya. Con esta palabra se refieren a las tijeras. El dialogo dónde lo explican no tiene desperdicio.

Paya Paya, Hay una lesbiana en mi sopa

Sinceramente, cuando vi la explicación del payapaya me pilló bebiendo agua y me atraganté de la risa. Entre lo bestia, directo y el desparpajo que gastan me estuve riendo un buen rato. Con este nuevo aliciente sigo viendo la serie.

Quinto capítulo, rivalidad entre asalto e inteligencia, o más bien entre sus líderes. Nanaho y Kuon, respectivamente. Entre las dos hay cierta química. Aparte, mi apodo es por esta Nanaho, por todo lo que fui viendo de ella al avanzar la serie. Estas dos no están juntas, es una pena, porque hacen un dúo genial.

Avanzando, capítulo siete, para mi gusto el mejor capítulo de la serie. Si gustó el del payapaya, este gusta igualmente. Aquí se demuestra lo mucho que vale esta serie. El capítulo con más amor junto al final de la serie.

En el nueve vemos la relación Sayuri-Rei, amigas de la infancia y seguramente algo más. El diez el episodio de la piscina, que se traduce en “problema con bañadores”, muy bollo todo el debate bañador.

Quiero aclarar algo. Sí, a ver, estoy haciendo un repaso rápido de episodios destacables. ¿Con qué propósito? Con esta reseña he tenido un problema, no sé cómo exponer que es una gran serie de corte shoujo-ai aunque no haya romance. Lo que quiero es transmitir es que no es típico al faltar esa historia de amor con sufrimiento. Pero hay mucho amor, chicas enamoradas de otras chicas y normalizar que pueda haber sexo lésbico inventándose un palabro para definir las tijeras. Aparte, la trama es preciosa y entre los chistes y burradas se va viendo una trama preciosa y dulce que da que pensar, no todo es lo que parece, hay que fijarse, leer entre líneas. Según avanza la serie se descubren muchos detalles ocultos.

También comentar la banda sonora, con unas canciones preciosas cantadas todas ellas por las seiyuus de la serie. Mención especial al primer ending, “Guuzen Angel” (ángel de la casualidad) que es una gran canción de amor, cantada por la ejecutiva del consejo (esto es la presidenta, las dos vicepresidentas, la contable y la secretaria).

Os recomiendo este anime de todo corazón. Os divertiréis, habrá bollerío light y dulce, pero que normalizan muchas cosas y encima tiene una trama muy buena. ¿Qué más podéis pedir?

En fin, espero haberos animado a ver esta joyita, que merece mucho la pena.

¡Gokigenyou!

Hoy más que nunca, una persona muy orgullosa de apodarse Nanaho.