¡Hola, croquetillas! Hoy quiero hablaros de la última locura que he visto, de la que soy muy fan. Es una chorrada como un pino, y admito que no gusta a todo el mundo, pero yo lo he disfrutado.

Esta vez llegué a la serie de forma diferente a lo habitual. En twitter sigo a una cuenta fan de Utena y de su director del anime, el loco de Ikuhara. Retuitean un texto que me deja con curiosidad. Lo titulaban “la sexualidad según Ikuhara”, y ponían 4 emoticonos y a cada uno un texto. Una rana, Sarazanmai, gay. Un coche, Utena, bisexual. Un pingüino, heterosexual. Y un oso como lesbianas. Y aquí hablo conmigo misma: Espera, espera. ¿Osas lesbianas y de la mano de Ikuhara? Esta mierda hay que verla. Ojo, aquí mierda no lo digo de forma despectiva, sino pensando en la locura que podría ser eso. Como no ponían títulos, solo iconos, busco qué serie de Ikuhara puede tener osas. Búsqueda fácil, sinceramente, me veo el título “Yuri Kuma Arashi”. Traducción literal “tormenta de osos y lirios”. Que sí, en mi título lo he hecho más guay, que impactara y creara curiosidad.

Las tres protagonistas
Lulu, Ginko y Kureha

Antes de hablar de la serie, hay que hablar del director, Ikuhara. Realmente Utena, por ponerla como ejemplo, no es obra suya, pero él sí dirigió la serie y película. Con esto quiero decir que las idas de olla enormes que ocurrían en el anime, como lo de Nanami convertida en vaca, o la gilipollez de incubar el huevo, eran cosa de este señor. Que es un tipo con ideas muy raras y que crea situaciones que te hacen replantearte si de verdad quieres ver todo eso o aún quieres perder más puntos de cordura y hacerte amiguita de Cthulhu. A mí me gustan sus paridas, sinceramente, pero admito que no son para todos los públicos las tonterías que hace este señor.

Y un pequeño comentario personal, totalmente gratuito pero que ayuda a explicar por qué me ha gustado tanto esta mierda. En el WoW tengo dos personajes a los que tengo más cariño que a otros. Una es una pícara y la otra es una druida osa. A mí mucha gente en el juego me ha llamado “osita”, entended que parte de mí dio palmas con la idea de osas lesbianas. Mentalmente sé que choqué la mano con la garra de mi druida. A fin de cuentas, mi osita lleva mi mismo apodo.

Bien, ya tras estos rollos, procedo a comentar la serie. ¿De qué va? Pues una situación muy rara. Hay un mundo de osos, con forma de osos y costumbres de osos omnívoros. También está nuestro mundo de humanos. Hay una pared que separa ambos mundos, pero se crea una entrada. Y comienza la guerra. Los humanos matan osos y los osos se comen a los humanos. Todo muy normal, lo sé. Las protagonistas son 3, aunque hay más personajes. Kureha es humana. No lo recuerda, pero de niña fue amiga de una osa. Lo que sí recuerda es que una osa mató a su querida madre. Además, al comienzo de la serie otra osa mata a su amiga del alma Sumika. Quiere matar a todos los osos que se le pongan por delante, por motivos obvios. Lulu es una osa, princesa osa. Tiene un pasado un poco turbio, quiere ayudar a su querida amiga Ginko. Ginko es otra osa, tiene sentimientos por Kureha, pero Kureha odia a todos los osos. Aunque hay triángulo amoroso, no es de estos que agobien.

Aparte, hay más osas y más humanas. No hay personajes masculinos. Solo el hermanito de Lulu y los tres jueces osos, que solo juzgan y debaten sobre las relaciones entre osas y humanas.

En todos los capítulos hacen la misma declaración, Que desde siempre se han odiado y desde siempre se han querido. Y antes de ir al juicio de los osos, se hace la misma pregunta: ¿Es tu amor verdadero? Para saber hasta qué punto vas a esforzarte por ese amor.

Lo cierto es que, entre locuras y tonterías, hay mucho entre líneas interesante. Primero, los juegos de palabras. Kuma [oso], Akuma [demonio, el mal], Kumaria-sama [atención a esta, la Virgen María versión osa: Kuma + Maria-sama] [no, en serio, me encanta esta fumada]. Que denominen al mal que debe erradicarse Akuma, demonio, incluyendo la palabra oso en la palabra, es una genialidad. Segundo, ese mismo trato a lo que es maligno o malicioso, lo que hay que evitar. De nuevo tenemos unas comparaciones que deberían dar que pensar. Porque muchas veces vemos que algo es malo por los prejuicios que tenemos. Tercero, la trama está más elaborada de lo que parece. Podemos pensar que es una fumada, porque hay motivos para pensarlo, pero la historia en sí es bonita, hay muchos giros argumentales chulos, y en ningún momento te imaginas el final. Yo, al menos, no me imaginaba el final. Me imaginé otro, parecido, pero no ese.

Otra cosa que me llama la atención mucho de la serie es lo explícita que es de forma disimulada. Todas las relaciones son lésbicas. Aunque algunas se rompen, es todo un jardín de bolleras, tanto osas como lirios. Que esa es otra, a las humanas se las denominan lirios, yuri, que también se emplea esa palabra para el género lésbico.

Sí, es exactamente lo que parece

Sinceramente, si no os importan las idas de olla de este señor, os la recomiendo. Pero no os quedéis en la superficie, fijaos bien en toda la simbología que hay por ahí escondida, porque es lo más interesante de la serie, lo que no está a simple vista.

Nos vemos la semana que viene con otra reseña.

¡Gokigenyou!