¡Hola, croquetillas! Como ya me pasó con Revue Starlight, con la serie de “Sounan Desu Ka” me ha pasado lo mismo. Hice la reseña habiendo visto poco y no fui justa con mi juicio. Mantengo la opinión que dije para los dos primeros capítulos, que son más flojos para mi gusto. La coña es que luego mejora. Sigue sin ser una gran serie, pero es cierto que es mejor de lo que pensaba y dije.

Así que rehago el resumen de la trama, ¿de qué va? Cuatro chicas que van en un avión se estrellan y acaban en una isla perdida en el océano. Sigo opinando que es raro de cojones que ninguna salga herida con la hostia que se meten, porque el avión queda destrozado. Las 4 chicas son: Homare, la líder superviviente, pone en práctica todo lo que le enseñó su padre desde pequeña. Sin ella, el grupo estaría muerto a los 2 minutos. Mutsu es la típica chica tímida con gafas, pero le pone ganas y ayuda como puede a Homare. Shion es la pija del grupo. Es una niña bien y le cuesta adaptarse a las condiciones de la isla. Asuka es la happy despreocupada, y así le pasa.

Shion, Mutsu, Homare y Asuka

Entre las cuatro tendrán que cazar, pescar, crear un refugio… Todo bajo los consejos de la buena de Homare. También explorarán la isla, ya que nadie va a buscarlas. Realmente tiene muchos paralelismos con Lost, pero aquí hay más humor y no hay humo negro ni aparecen muertos ni otras fumadas. Homare irá explicando cómo se sobrevive en esa situación extrema. Cómo cazar conejos, cómo pescar, cómo cocinar, cómo hacer utensilios con lo que hay en la isla… Realmente está chulo como documental esa parte, aunque algunas cosas dan cierto mal rollo, pero claro, es supervivencia.

Homare de peque y su padre
Sí, con cuchillos

¿Hay shoujo ai? Hombre, no mucho, hay cosas más importantes, como sobrevivir y esas cosas. Pero sí que hay guasa entre Homare y Shion [la pija], como dijo Arako-chan. Homare hará lo que sea para contentar a la señorita y sus caprichos. No es precisamente una trama romántica, pero tiene su aquel. No me extraña que la gente las líe, porque hacen pareja cuqui.

Cada capítulo se resume en cómo van superando las necesidades que tienen las chicas. Y ver las explicaciones de Homare y sus flashbacks recordando los consejos de su padre, un elemento curioso que se lleva a su hija pequeña a viajes extremos. Es todo muy exagerado, pero te ríes.

Como dije, no es gran serie, pero tiene su gracia para pasar el rato. Tampoco tiene escenas desagradables en plan bestia, y merece la pena por las chicas y sus reacciones. Ya que Homare lo ve todo muy normal, lo de la supervivencia, ya que lo ha visto desde peque con su padre. A las otras se les hace todo súper raro y flipan bastante, pero suelen quedar contentas con los resultados que consiguen.

Y poco más que añadir. Nos vemos la semana que viene en otra reseña.

¡Gokigenyou!