¡Gokigenyou, croquetillas! Normalmente los artículos los hago por series que he ido viendo o me han recomendado. O también os cuento curiosidades varias que puedan ser interesantes. Pero la otra semana, en el artículo en el que critico a Sailor Moon Crystal me hicieron una petición, que hablara de Onii-sama e. Que ya hablé en el primer artículo, pero es verdad que se podía hablar un poco más. Así que ahí voy.

Empiezo hablando de la autora, Riyoko Ikeda. Esta mangaka, aunque tiene varias obras, las dos más conocidas son Versailles no Bara y Onii-sama e. Ambas las creó en la década de los 70. Este dato importa y mucho. En Versailles no Bara la autora intentó por todos los medios que Oscar, mujer obligada a vestir y actuar como un hombre militar, no fuera lesbiana. Y efectivamente Oscar acaba como hetero. En Onii-sama e no es muy diferente. En estos años aún estaba feo y si eras bollera era una etapa que superabas, todo maravilloso, oiga.

Onii-sama e [querido hermano mayor] empieza mostrando a Nanako que acaba la secundaria y entra a un prestigioso instituto femenino. Antes de irse de la secundaria, le pide a un profesor si puede escribirle cartas como si fuera su hermano mayor. De esta forma Nanako será no la protagonista, sino la narradora de lo que ocurre. Obviamente a Nanako también le pasan cosas con sus amigas Tomoko y Mariko. Pero esta trama realmente es la secundaria. Lo que importa es lo que les pasa a otras tres chicas: Miya-sama, Rei y Kaoru.

Onii1 1, Hay una lesbiana en mi sopa
Nanako con Rei, alias Saint Juste

Atención, este artículo contiene bastantes spoilers porque no me queda más remedio, leed bajo vuestra responsabilidad.

En el instituto tienen montado una hermandad bastante curiosa. Miya-sama es la jefa [diría presidenta, pero pega mejor jefa o matriarca, sinceramente]. Esa hermandad es Sorority, que se traduce por sororidad. Que la idea no es mala, pero es como una secta femenina. Nanako hará lo posible por entrar, pero tendrá choques con Miya-sama. Nanako irá tratando con las tres protagonistas y así las iremos conociendo.

Miya-sama es la matriarca. Odia a los hombres [aunque luego se le pasa cuando supera los traumas]. Que la podrían haber dejado perfectamente como bisexual, pero supongo que esto ya era demasiado para esa época. Miya-sama es una chica pija consentida que tiene todo lo que quiere, nunca le han dicho que no y supone que puede mandar sobre todo el mundo. Porque en parte se lo han permitido, obviamente. Aunque la presentan como una lesbiana despechada, termina superando los traumas y se casa con un hombre.

Onii3 1, Hay una lesbiana en mi sopa
MIya-sama y Rei, una relación tóxica como pocas

Rei. Apodada Saint Juste, por el revolucionario francés. Tiene un aspecto muy andrógino, prácticamente masculino. Es el personaje atormentado por excelencia. Está enamorada de Miya-sama, aunque son hermanastras. Miya-sama disfruta puteando a Rei, así de claro lo digo. Como Rei está depresiva perdida y tiene muchos problemas, se droga. Aunque cuando conoce a Nanako parece que puede recuperarse, su final es el más horrible de todos. Pequeña opinión personal, yo creo que como Rei no era “redimible” como lesbiana, por eso es el personaje que muere. Que además su muerte es de las más estúpidas posibles, sinceramente. Pero como siempre hemos matado a las lesbianas que nos sobran, pues nos jodemos.

Kaoru es la tercera bollera en discordia. Perdió un año por problemas de salud. Inicialmente está enamorada de Rei e intenta que su amiga del alma no pierda las ganas de vivir. Pero una vez supera sus traumas y problemas de salud [cáncer de mama, no se sabe hasta el final], se le pasa y lo supera, terminando feliz casada con un hombre. A Kaoru la apodan Kaoru no Kimi [príncipe Kaoru, en masculino], como al personaje de Gengi Monogatari, famosa obra japonesa.

Onii2, Hay una lesbiana en mi sopa
Rei y Kaoru, otra relación rara
Y que a veces no sabes si estás viendo yuri o yaoi

Pero también están las otras tres chicas secundarias, por supuesto.

Nanako también tiene su rollo bollo curioso, en parte está enamorada de Rei, con la que tiene una relación curiosa. Nanako cuidará mucho de la depresiva. También tiene una historia rara con Miya-sama. Con Kaoru es más amistad y compañerismo, aquí ya debió pensar la autora que con medio liarla con dos de tres bastaba.

Tomoko es la amiga de la infancia de Nanako, se conocen desde pequeñas, tienen mucha confianza, pero son solo eso, amigas.

Mariko es la loca del coño por excelencia. Caprichosa, impulsiva y bastante desquiciada. Tiene una relación enfermiza con Nanako. Empiezan de malas y una vez se hacen amigas, Mariko se dedicará a putear a la otra como pasatiempo. Luego ya se va calmando y no es tan mala amiga, pero a veces te dan ganas de tirarla de un séptimo piso, la verdad. Que quizás esta opinión mía ha sido demasiado sincera, pero lo he dicho muy en serio.

Takehiko es el hombre con el que se cartea Nanako. Lo que no sabe es que de verdad es su hermanastro, ya que el padre de Takehiko se casó por segunda vez con la madre de Nanako. Esto no se sabe hasta el final. También tiene trato con el resto de chicas de la historia.

Pero no todo son malas críticas a esta serie. Yo admito que disfruté del dramón que te narran. Es una telenovela de las de antes, todos los personajes sufren y tienen traumas y se putean entre ellas. Pero está entretenido como drama, la verdad. Solo que, teniendo varias tramas lésbicas, muy elegantes todas ellas, al final corrigen a todas las chicas porque esa fase deben superarla. Perdón, que ahora tocaba decir lo positivo. Y el dibujo es muy bonito y elegante, sí.

¿Merece la pena verse? Bueno, creo sinceramente que sí. Yo la tengo en pendientes de hacer. Aunque el final sea una mierda, la trama en sí está muy bien llevada. Hay que admitir que la autora tiene un estilo de dibujo muy característico y hace personajes muy chulos. Y la trama está bien elaborada, te mantiene intrigada toda la serie. Los personajes evolucionan y van cambiando, todas ellas. A mí me gustó que la supuesta protagonista, Nanako, realmente fuera la narradora. Esa forma de contar la historia se hizo bien, queda original y sirve para ir mostrando mejor toda la trama.

Y con esto acabo la reseña semanal. La siguiente semana hablo o de Lapis Re Lights o de Bang Dream, porque de Lapis quiero ver un poco más, me desconcierta bastante la trama y no sé cómo enfocar la reseña, llevo tres capítulos vistos [esta noche cae el cuarto] y aún no tengo claro cómo comentaros este anime.

¡Gokigenyou!

2 Comentarios

  1. Me ha encantado la descripción de «Loca del coño» y de que den ganas de tirarla de un séptimo piso…
    Me reído y mucho…

    A parte de que el destino de Kaoru en el anime no es tan malo (la redimen del lesbianismo, como no, pero sobrevive y hasta creo que tiene un hijo) en el manga no hay uno de Ryoko Ikeda que termine bien… Lady Óscar, Oni-Sama e, Claudine… Parece que la muerte de sus protagonistas es su seña principal en sus trabajos…
    (que digo… ahora que ECC está publicando completa Lady Óscar… La posibilidad de que publiquen los otros dos? O Milky Way…)

  2. Sí, me consta que en el manga Kaoru acaba diferente, una pena porque era mi favorita.

    Y me alegro de que te hayas reído, siempre intento añadir a todas las reseñas que hago un toque de humor [que si no algunas reseñas serían muy aburridas, ¿no?]

    Gracias por el feedbak 😀

Comments are closed.