Caida 1, Hay una lesbiana en mi sopa

Hace aproximadamente un año, caía en mis manos (nunca mejor dicho) el manuscrito de la que sería la primera obra de Andrés Jiménez Talavera, un escritor novel madrileño de 23 años que intenta hacerse su pequeño hueco en el mundo de la literatura con lo que él mismo considera un «thriller fantástico».

Caída es el resultado de una indagación en los cuentos populares de toda la vida, pero con un nuevo visión contada a través de los ojos de los tres protagonistas, Adam, Linette y Clarisse, que se verán envueltos en una serie de aventuras en un mundo totalmente desconocido después de caer a través de un agujero mágico, donde, por si fuera poco, todos parecen tener una misión y un destino escrito. Tres adolescentes que dejarán de ser niños para convertirse, en una rápida carrera, en adultos que intenta descubrir el camino de regreso a casa.

Además no solo tendrán que luchar contra la incertidumbre y la desesperación de andar un camino desconocido separados de sus mejores amigos. La fe, la lealtad y la confianza ciega serán algunos de los muchos temas que se tratan en el libro. Sin olvidarnos, por supuesto de aquello que nos impedirá soltar el libro ni siquiera para darnos un chapuzón rápido en la piscina, el subtexto que cubre la relación entre Rose y Linette, cargada de obsesión y poder. Porque ¿qué es un buen libro si nosotras, croquetas, no podemos dar vida a nuestra imaginación?

El autor, consigue transportarnos a un mundo totalmente nuevo, que puede parecernos conocido pero que está cargado de sorpresas y no nos dejará indiferentes en su lectura. Os lo digo yo, que desde que me entere que la segunda parte está en camino, con muchas experimentaciones croquetas en él, no dejo de morderme las uñas esperando la continuación.

Y para no perderos ni una sola noticia aquí tenéis el blog oficial y las redes sociales del autor: Facebook y Twitter. Desde aquí os prometemos que no os defraudará y esperamos que nos contéis vuestra experiencia después de la lectura.

 

Banner Andres Jimenez, Hay una lesbiana en mi sopa