La vida como Markus Ganserer no fue tan mala. Pero soy Tessa Ganserer y viviré así por el resto de mi vida. Soy una mujer en todas las fibras de mi cuerpo y ahora también soy diputada regional.

Con estas palabras la diputada en el parlamento de Baviera por Los Verdes Tessa Ganserer anunciaba en sus redes sociales que era una mujer trans, convirtiéndose así en la primera persona trans en ocupar un escaño tanto en el parlamento regional como, en general, en la política germana.

Tessa fue elegida por primera vez en las elecciones de 2013, y el pasado octubre revalidó su escaño. Según contó en la rueda de prensa que ofreció el pasado día 14, Tessa fue consciente de que era una mujer trans hace aproximadamente diez años, pero no fue hasta el pasado noviembre cuando inició el proceso legal para ser reconocida como tal.

Madre de dos hijos, ha recibido el apoyo de Ilse Aigner, Presidenta del Parlamento de Baviera, una de las regiones más conservadoras y católicas del país, y miembro de un partido que se opone, por ejemplo, al matrimonio igualitario. «Nuestro colega se convierte en nuestra colega, no debería ser un problema en esta casa y debe ser respetada. La personalidad de una persona es siempre más importante que su género. La señora Ganserer ha tomado una decisión muy personal y muy valiente«. 

Ganserer ha contado que su experiencia ha demostrado la necesidad de Alemania de actualizar el Transsexual act de 1980, que hace muy complicado el proceso de cambio de nombre y género legal.

La identidad de género es un derecho humano. En el futuro debería ser posible para una persona el cambio del género asignado al nacer. Yo no estoy haciendo esto como diversión: yo no elegí ser una mujer

Vía: Pink news