clea duvall

Entre los famosos, hay algunos que salen del armario públicamente con un titular claro: hay mil ejemplos de este tipo, desde Ellen DeGeneres a Patricia Velasquez. Otras celebrities, sin embargo, optan por no declarar nada y seguir con su vida tranquilamente, yendo a comprar el pan con su novia y cogiéndole la mano si le apetece. De este último perfil es Clea DuVall, la actriz estadounidense que enamoró a Natasha Lyonne en But I’m a cheerleader!. Ahora, ambas vuelven a unir fuerzas en la gran pantalla con The intervention, film en el que Lyonne se pone detrás de la cámara por primera vez, y que es una historia de parejas pero, sobre todo, de amigos que te quieren ayudar.

DuVall ha hablado con la revista Out de cómo vive ella su vida, y la respuesta ha sido meridianamente clara:

Siempre he intentando vivir mi vida, y nunca he hecho un gran discurso sobre ello. Es como, liderar con el ejemplo.

Se entiende fácil, ¿no?. Si se besa con mujeres, será que no es heterosexual. Fin. No hay mucho más que decir, y sobre todo si no quieres convertirte, supongo, en una especie de activista, sino solamente vivir tu vida, aunque parte de ella sea pública. Sobre aquellas fotos con su novia en un parque que todas habéis visto, y si no google os ayudará en vuestra tarea, también tiene algo que decir:

Fue como “¿A quién le importa?”. No soy Reese Witherspoon. Soy solamente una actriz. Si fuera una cría de verdad hubiera agradecido ver eso. Hubiese significado mucho para mi. Así que si a la gente le importó, le importó de un modo positivo

 

Vía: Out