El gobierno de Japón, uno de los países económicamente más potentes de Asia, no se decide a legislar el matrimonio igualitario, y en este sentido son las administraciones mas pequeñas, como las prefecturas o las ciudades, las que están regulando en este sentido. Después de Sapporo, que en 2017 reguló las uniones civiles, que no son exactamente la misma figura legal que el matrimonio, ahora le toca el turno a Fukuoka.

Miho Yamashita y Anri Ishizaki han sido las primeras personas en acogerse a esta figura legal, que si bien, como comentamos, no concede los mismos beneficios que el matrimonio, sí permite a las parejas, por ejemplo, optar al programa público de vivienda como una pareja. Ishizaki, hombre trans que no es reconocido como tal a nivel legal, es activista LGBT en Fukuoka Rainbow Educational Networks, y ha comentado su satisfacción con esta medida.

Ya vivimos nuestras vidas juntas, como una familia, pero estamos contentas porque sentimos que hemos recibido la enhorabuena de la sociedad

Después de que en 2015 Shibuya, una prefectura de Tokio, regulara las uniones entre personas del mismo género, otros distritos se sumaron a la iniciativa. De todos modos, el gobierno deberá pensar si, en algún momento, va a dejar de tener ciudadanos de segunda.

Vía: Gay Star News