Conejo Alicia, Hay una lesbiana en mi sopa

Representación dramática de Marca en la vida (de nuevo) y (de nuevo)

Somos conscientes de que hay, no sé, decenas de series guays de las que no hemos dicho ni una sola palabra en esta, vuestra web amiga. El tiempo y la vida nos persiguen, qué os vamos a contar, pero para no terminar de perder el hilo del todo, vamos a hacer una ronda rápida de las series con personajes LGBT femeninos actuales que hemos visto o estamos viendo, y qué nos están pareciendo. O, bueno, qué me parecen a mi. Atención, porque va a haber espoilers en todas.

El embarcadero

La empecé porque una lectora, @la_bollodramas, nos la recomendó en Twitter, y cuando nos recomendáis algo… Es porque sabéis que nos va a gustar. La serie cuenta la historia de Alejandra y Verónica tras la repentina muerte de Óscar, y no os voy a contar más porque es muchísimo mejor que os aproximéis a la serie como hice yo, sin saber nada. Me pareció muy interesante cómo iban dando pinceladas de la historia, contando lo justo para dejarte, en fin, loca. Buenas noticias: habrá segunda temporada. La primera está disponible en Movistar.

Gentleman Jack

Vinimos buscando oro y encontramos, no sé, rodio, que lo he buscado en Google y es el metal más caro del mundo. Todo lo que os cuente es poco, y todo el entusiasmo que muestre se va a quedar corto. Es la única serie de mi vida en la que, al terminar el primer episodio, me lo he vuelto a poner. La historia de Anne Walker y Anne Lister es de lo mejor del año, y cada vez que Suranne Jones mira a cámara me pongo hasta roja. Está disponible en HBO.

Cleptómanas

Elodie, Moe y Tabitha son tres chicas que se conocen en un grupo de mangantes anónimas. No tienen nada en común, pero, claro, poco a poco van descubriendo que a lo mejor se parecen más de lo que piensan. Cleptómanas, Trinkets, se ve en una tarde, y os prometo que merece mucho la pena. La historia de Brianna Hildebrand mola, pero en realidad es solo una de las muchas cosas que están fenomenal. Y, por cierto, Moe me ha robado el corazón. Está disponible en Netflix.

Historias de San Francisco

Tengo que confesar que sólo he visto un episodio, pero Paula Plath me ha insistido tanto en que la serie está bien que la seguiré viendo. El primer episodio de Historias de San Francisco, secuela de las miniseries de los noventa, muestra una ciudad diversa, una serie coral con bastantes posibilidades y un puñado de sorpresas que te dejan buena sensación. Tampoco para echar cohetes, o al menos a mi así me lo parece, pero a ver si la termino y me formo una opinión más concreta. Está disponible en Netflix.

Dead to me

Que esta serie esté en esta lista es un poco trampa porque (a ver, que hago memoria) (no, creo que no) no hay ninguna croqueta. Pero no puedo dejar de recomendarla, porque la relación entre Christina Applegate y  Linda Cardellini, aunque no sea amorosa, se le parece tanto que la vas a disfrutar un montón. Me costó un par de episodios entrar en la historia, pero cuando me di cuenta ya la había visto (y disfrutado) entera. Está en Netflix.