InicioOpiniónLa homofobia no acabará con nosotras

La homofobia no acabará con nosotras

Publicado

lgbt homofobiaEstados Unidos, una de las naciones más poderosas del planeta, sufrió ayer el peor atentado de su historia reciente, después del 11 de septiembre de 2001. Un ciudadano estadounidense, de origen afgano, mató a cincuenta personas en un club gay de Orlando, Florida. El objetivo no fue escogido al azar, ni los actos algo repentino y sin algo detrás. El asesino, además de otras cosas, era homófobo, y descargó su odio contra los homosexuales de la manera más horrible posible.

La homofobia no surge de un día para otro. La homofobia no aflora porque veas a dos hombres besándose y no te guste. La homofobia es algo que se va destilando desde la niñez, cuando te enseñan que eso está mal, que si eres chica te tienen que gustar los chicos, y que lo demás es asqueroso. Se va impregnando después, en la adolescencia, cuando reírse de alguien en clase es algo normal. Crece con el discurso de algunos líderes, religiosos o no, con el todos los gays van al infierno, la homosexualidad no es natural, que se casen pero que no lo llamen matrimonio, y otras consignas que seguro os serán familiares. Y finalmente, asociado a otros factores más, resulta en algo que nos está matando.

Porque la homofobia mata, nos está matando. El horrible suceso de ayer es más visible porque cincuenta personas, cincuenta, murieron de golpe. Pero los crímenes por odio son un constante, un goteo, algo que está ahí y que tenemos la obligación de parar como sea. No hay más que echar un vistazo a las redes sociales para ver cómo la masacre de Orlando despierta simpatías porque va dirigida hacia la comunidad LGBT.

El atentado de ayer nos ha intentado robar la sensación de seguridad, ese sentimiento que todos los miembros de la comunidad LGBT tenemos al entrar en un bar de ambiente, sabedores de que estamos entre amigos y que ahí podemos ser nosotros mismos —recuerda la primera vez que entraste en uno y sabrás de lo que hablo—. Eso no pasará, y volveremos a ellos con más ganas que nunca. Pero lo que no nos pueden arrebatar es nuestra conciencia de grupo, nuestras ganas de seguir luchando, y nuestra capacidad de recuperarnos de cada golpe recibido.

Somos una comunidad maltratada, y a la vez una comunidad que no se rinde ante nada. Cuantas más hostias recibimos, con más color salimos a la calle. Cuanto más nos desprecian, más gritamos. Y cuanto más intentan acabar con nosotros y que tengamos más miedo, con más ganas celebramos el Orgullo.

Últimos artículos

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...